Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los seis acusados por ataques a Renfe en Llodio niegan los cargos

La Audiencia Nacional comenzó ayer a juzgar a seis presuntos miembros de dos grupos de apoyo a ETA, quienes negaron durante el interrogatorio que participasen en los atentados contra dos estaciones de Renfe en la Nochevieja de 1996. Los acusados, para cada uno de los cuales el fiscal pide 15 años de cárcel, fueron detenidos después de los ataques contra las estaciones de Llodio y Areta.Durante el interrogatorio, Aitor Goicoechea reconoció que, junto a los también acusados Ricardo Casero Alonso y Patxi Abad Urquijo, compró varias garrafas de gasolina en una estación de servicio. Los tres lo justificaron por el encargo de la madre de la novia de uno de ellos. Goicoechea negó haber participado en los hechos, pese a que en su declaración ante la policía y en el juzgado aseguró que realizó tareas de vigilancia, mientras sus compañeros ejecutaban el ataque en Llodio. Casero y Abad se negaron a declarar ante la policía y el juez.

Zigor Gorostiaga adujo que era acusado por su ideología y por la de su padre, Pablo Gororstiaga, actual alcalde de la localidad alavesa por EH. Finalmente, Igor Azuaga y José Ignacio García aseguraron que, tras cenar en sus casas, salieron después de medianoche a tomar unas copas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de octubre de 1999