Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES CATALANAS

El líder de Esquerra Republicana propone un gobierno tripartito con los socialistas y CiU

Josep Lluís Carod-Rovira, el líder de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), ofreció ayer un pacto "tripartito para gobernar Cataluña" en el que entrarían "los dos partidos mayoritarios, CiU y PSC" y su formación. Con 12 diputados obtenidos ayer, ERC pierde uno y, además, se queda 25.000 sufragios por debajo.A la vista del resultado electoral, que arroja "un empate técnico entre Jordi Pujol y Pasqual Maragall, nosotros volvemos a decir lo que no hemos dejado de repetir a lo largo de la campaña: un acuerdo de amplias mayorías para abordar grandes reformas como la del Estatuto de Autonomia y la de la financiación de Cataluña". Con estas palabras el líder del partido republicano a las doce de la noche, y a la vista de los resultados definitivos, daba un giro a la opinión vertida dos horas antes por el vicesecretario Josep Huguet, quien defendió una mayoría de izquierdas y la predisposición de ERC a recibir propuestas de Maragall.

Los resultados definitivos dan a ERC 12 diputados -uno menos que hasta ahora-, con cuyo concurso Pujol obtendría la mayoría absoluta (68). Carod Rovira rechazó ayer cualquier combinación de gobierno que no fuese su pacto tripartito y el candidato republicano sabe que así su oferta se revaloriza.

ERC no ha conseguido ser la tercera fuerza. ERC ha querido evitar a toda costa que CiU forme mayoría con el PP pero no lo va a conseguir. En la primera comparecencia ante los medios de comunicación, Huguet afirmó que ERC ha resistido la bipolaridad de las dos grandes fuerzas, CiU y el PSC, en una campaña "extremadamente dura, la más dura y bipolar de cuantas se han vivido en Cataluña desde las elecciones a la Generalitat de 1984, en las que ERC sacó cuatro diputados y el antiguo PSUC quedó reducido a seis diputados".

Durante las primeras dos horas que siguieron al cierre de los colegios electorales, ERC mantuvo una línea de discreción absoluta y se cerró en torno a los tres objetivos ya alcanzados a aquella hora y anunciados también por Huguet, quien afirmó: "Nos mantenemos tras haber sufrido un proceso de escisión", en referencia a la salida de Àngel Colom y Pilar Rahola para formar el Partit per la Independència (PI), que provocó una bajada en el Parlamento catalán de 13 hasta los nueve que tenían en el momento de disolverse la cámara. Han perdido unos 35.000 votos.

El segundo objetivo de ERC ha sido evitar la bipolarización, un dato en el que insistieron anoche tanto Huguet como Carod reiteradamente, y el tercero consistía acabar siendo la tercera fuerza del Parlamento, algo que los datos no confirmaron.

Nadie en ERC realizó ayer manifestaciones en torno a posibles pactos con CiU y mucho menos a una profundización de los objetivos de lo que a lo largo de la campaña Carod Rovira, ha bautizado como los anhelos "del catalanismo progresista".

Cuando los primeros resultados apuntaban a un posible triunfo en escaños de los socialistas, ERC empezó a hablar de un triunfo de la izquierda social, aunque "un triunfo de la izquierda social sucursalista como es el PSC-PSOE", según Huguet. Finalmente, pasadas las 12 de la noche, cuando se conocieron los resultados definitivos, ERC encajó con discreción el hecho de que Maragall pasara al segundo lugar en número de escaños en el Parlament de Cataluña.

Cuando ya estaba claro que Pujol repetiría su mandato, Carod no ofreció ninguna respuesta a quienes desde dentro de su partido alientan un acuerdo con CiU. Entre los numerosos militantes de ERC, reunidos durante la noche electoral en un céntrico hotel barcelonés, se mantenía la idea de que el partido republicano, antes de aceptar cualquier pacto, ha de poner por delante los puntos de su programa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de octubre de 1999