Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una decena de barcos rusos luchan por contener el vertido de petróleo

La lucha por contener el vertido de petróleo hacia el Mar Báltico continuaba ayer en las cercanías de San Petesburgo y en todo el estuario del río Neva, al norte de Rusia. "Éste es sin duda el más serio accidente ocurrido durante los últimos años", declaró ayer la portavoz de la Administración de Aguas de San Petesburgo, Inna Aleksandrova. El accidente tuvo lugar el sábado en el puerto fluvial de Otrjadnojen a unos 50 kilómetros de la desembocadura del Neva y del centro industrial y administrativo de la Federación Rusa.El tanque Neftevoz 7, que transportaba unas 3.000 toneladas de petróleo, encalló, provocando una avería en el casco por donde se filtraron unas 350 toneladas. Una decena de embarcaciones trabajaban ayer por contener el vertido, desplegando barreras flotadoras.

Las autoridades finlandesas han enviado dos de sus naves especializadas al límite fronterizo en espera de una solicitud formal de ayuda por parte de las autoridades rusas. Un eventual vertido de petróleo al Golfo de Finlandia sería otro serio golpe para el ya maltrecho Mar Báltico, que recibe gran cantidad de aguas dulces altamente contaminadas de ríos caudalosos como el Neva, el Nerva y el Kymmejoki. La cantidad de sales en sus aguas, que le permitieran una mejor autodefensa son mínimas, como también es mínimo el recambio que se lleva a efecto con las aguas del Mar del Norte.

Durante los últimos años el transporte de petróleo en el Golfo de Finlandia ha aumentado mucho, lo que preocupa a las autoridades locales. Dicho incremento ha llevado a los estrategas rusos a idear la construcción de un puerto petrolero en las afuera de San Petesburgo, algo que, según los especialistas, aumentará el riesgo de una catástrofe ecológica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de octubre de 1999