El número de alumnos extranjeros que estudian en colegios del País Vasco aumenta en un 14%

La presencia de alumnos extranjeros en las aulas de los colegios vascos va en aumento. Durante el curso 1999-2000 se han matriculado casi 1.800 escolares procedentes del extranjero, lo que supone un 14% más que el curso anterior, la mayor subida de los últimos años. Marruecos, Portugal, Brasil y China son los principales países de origen de estos alumnos (suman un 45% del total). Se trata de naciones con economías débiles, lo que obliga a sus ciudadanos a marcharse fuera junto a su familia en busca de trabajo. La matriculación se produce en Infantil y Primaria.

La evolución de la escolarización del alumnado extranjero en el País Vasco muestra cómo en el curso 1994-95 había 1.303 escolares; en el siguiente, 1.346 (un 3,2% más) y en el 96-97, 1.208 (un 10% menos), lo que rompió con la tendencia ascendente. A partir de ese momento es cuando se han producido las subidas más importantes, pasando de los 1.382 escolares que había en el curso 1997-1998 a los 1.548 del pasado y a los 1.800 del que acaba de comenzar, que se reparten entre 1.307 en los colegios públicos y el resto en los privados.El fenómeno del alumnado extranjero supone un problema muy exigente para el Departamento de Educación, que debe encarar un asunto tan complicado como es el de la cuestión lingüística. Los escolares que llegan de fuera de España desconocen en su mayor parte cualquiera de las dos lenguas oficiales de la comunidad vasca. "Es positivo que un sistema educativo tenga capacidad de integrar al alumnado extranjero, pero para Educación es un tema difícil de abordar y que va a exigir desarrollar planes específicos", explica el viceconsejero de Educación, Alfonso Unceta.

Por el momento, el único programa que se ha desarrollado de una forma conjunta en toda la comunidad ha sido el de Lengua y Cultura Portuguesa, que cuenta con una profesora dependiente del Ministerio de Educación del país vecino. Un 9% de los alumnos extranjeros escolarizados en Euskadi procede de Portugal y otro 7% de Brasil, donde el portugués es la lengua oficial.

Un 5% de los niños son originarios de Colombia y otro 17%, del resto de Latinoamérica. De la Unión Europea procede un 13% y un 6%, de otros países europeos.

Superar el marco escolar

El viceconsejero de Educación considera que la integración de los escolares extranjeros debe ir más allá del marco escolar. "La integración implica adaptación al país de destino y superar el posible rechazo social que se pudiera dar. Educación aporta su granito de arena a través de sus equipos multiprofesionales y su experiencia docente, pero otras instituciones, como Bienestar Social tienen que colaborar activamente", expone. En esta línea, Unceta recalca que resulta "complicado" que un alumno extranjero se integre en el marco escolar si no dispone de ningún resorte en su marco social de referencia: "La integración de la familia del estudiante es igual de importante".

En opinión del responsable educativo, de momento no existe peligro de que algún colegio se convierta en un gueto, al concentrarse en él alumnos procedentes de fuera de España y dejar en minoría a los escolares nacionales. La Generalitat de Cataluña ha alertado sobre este fenómeno, ya que en ocho colegios de un barrio de Barcelona los padres han dejado de matricular a sus hijos en ellos por la abundante presencia de niños extranjeros, sobre todo africanos. "La distribución en este momento es bastante regular", apunta Unceta, quien subraya que "una de las características de la integración en sí misma es que las incorporaciones sean homogéneas".

Así, un 37% de los alumnos extranjeros matriculados en el sistema educativo vasco estudia en colegios privados concertados, frente al 63% restante que lo hace en los centros públicos. Sin embargo, esta distribución varía de forma ostensible si se observa el mapa de la escolarización por provincias. Mientras en Álava el 88% de los escolares foráneos cursa sus estudios en colegios públicos, en Vizcaya lo hace el 65% y en Guipúzcoa, el 58,7%. La explicación se encuentra en que en Álava se ha organizado un programa de acogida canalizando la población extranjera sobre todo en dos centros: Ramón Bajo y Santa María, ambos sólo con modelo A (enseñanza en castellano con el euskera de asignatura).

Este último centro se ha convertido en un fenómeno curioso: es el primer colegio del País Vasco con más alumnos extranjeros que nacionales. De sus 89 escolares, un 62% procede de fuera de España. Su director, Carlos López, reconoce que existen padres "clasistas" y que en alguna ocasión se ha dado la circunstancia de que, al comprobar que había muchos niños musulmanes, han preferido inscribir a sus hijos en otros colegios. "A este colegio cada niño viene de un rincón de la ciudad, todos viven separados. Salen y no conviven cerca, por lo que no hay peligro de que se convierta en un gueto", precisa.

Según López, la edad es un elemento básico a la hora de tratar a este tipo de alumnado. En las etapas iniciales (3, 4 y 5 años) la capacidad de aprendizaje de la lengua es más rápida y las posibilidades de integración lingüística en el idioma local aumentan. Cuando los alumnos son mayores es necesario profesorado específico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 10 de octubre de 1999.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50