Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Industria afirma que "se dejará la piel" para atraer los nuevos motores de Ford

El consejero de Industria, Fernando Castelló, manifestó ayer ante el pleno de las Cortes Valencianas que la Generalitat "va a dejarse la piel para que la fabricación de los nuevos motores I4 e I5 de Ford se realice en la factoría de Almussafes". Castelló explicó que ha mantenido conversaciones con responsables de la multinacional del automóvil para manifestarles la voluntad de hacer todo lo que esté en manos del Consell para conseguir que la dirección mundial de Ford elija a Almussafes para realizar sus nuevas inversiones. La multinacional Ford ha anunciado que en diciembre decidirá en qué factoría europea se fabricarán los nuevos motores I4 e I5, para lo que se requiere una inversión de unos 60.000 millones de pesetas y en cuya adjudicación compiten con Almussafes las plantas de Bridgend (País de Gales) y Colonia (Alemania).El consejero afirmó que está preparando para "dentro de dos o tres semanas" nuevas negociaciones en las que planteará a la multinacional las ventajas competitivas como Comunidad para que vengan los motores. No obstante, el consejero de Industria y Comercio reconoció que el resto de administraciones con intereses en atraer las inversiones también se están moviendo para intentar influir en la decisión de Ford. "Haremos todo lo posible, vamos a dejarnos la piel para que los motores venga a la Comunidad Valenciana", señaló Castelló, que añadió que está preparando "muy concienzudamente" su estrategia y espera que el trabajo tenga su fruto.

El consejero calificó de "lógico" que los representantes de la planta de Ford en Almussafes defiendan en declaraciones públicas la "fortaleza" de su opción para construir los nuevos motores, pero añadió que de esas declaraciones "a dar la cosa por cerrada queda un trecho".

El antecesor de Castelló, Diego Such, llegó a prometer una aportación pública del 10% de la inversión total de la multinacional como acicate para que los nuevos motores lleguen a la Comunidad. Esta inversión es fundamental para la factoría de Almussafes, ya que uno de los motores que se produce en la planta valenciana, el HCS, está en vías de desaparición.

La decisión de adjudicar los motores puede ser inminente, aunque los responsables de la marca del óvalo aseguran que se retrasará hasta final de año. Sin embargo diversas fuentes aseguran que el informe técnico sobre el que se basará la decisión de Ford Motor Company está ya elaborado. El optimismo es la nota dominante entre los diversos estamentos que confían en que la balanza se decante finalmente hacia Almussafes. A este clima se unirían las manifestaciones del consejero delegado de Ford España, Jeff Bell, que el pasado fin de semana afirmó que la planta valenciana está "muy bien situada" en el proceso de adjudicación del proyecto. Recientemente, directivos de Ford España pidieron al Consell que intensificara sus contactos con la dirección europea de la multinacional para contrarrestar los movimientos del resto de candidatos, algo, que según fuentes conocedoras de las negociaciones, se ha producido en las últimas semanas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de octubre de 1999