Sevilla reúne por primera vez 22 obras maestras pintadas por el joven Velázquez

El catálogo, presentado ayer por Chaves, desvela nuevos datos biográficos sobre el artista

Mientras en el monasterio de la Cartuja de Santa María de las Cuevas se desembalan las últimas pinturas que podrán verse en Velázquez y Sevilla, el presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, presentó ayer el catálogo y el contenido de la exposición. La publicación, escrita por expertos en Velázquez, desvela nuevos datos sobre su biografía y confirma la autoría de un lienzo: San Pedro en lágrimas. "Velázquez no era hidalgo, como él mismo pretendía; tenía un hermano más y la mayor parte de sus rentas las obtenía por el alquiler de las casas que poseía en Sevilla", adelanta Alfredo Morales, comisario de la muestra, que incluye 22 obras de la primera etapa del artista, que se exhiben juntas por primera vez.

Más información
La exposición abrirá 14 horas y espera 250.000 visitas

La gran exposición Velázquez y Sevilla, que inaugurarán los Reyes el próximo viernes y estará abierta hasta el 12 de diciembre, ofrecerá la oportunidad de contemplar juntas 20 de las 26 pinturas que Diego Rodríguez de Silva y Velázquez realizó en Sevilla durante los primeros años de su carrera, entre 1617 y 1623.Nunca antes, ni en la muestra que organizó el Museo del Prado en 1990 -que logró reunir 79 obras del pintor-, ni en la que se celebró en Edimburgo en 1996, se han podido colgar juntos tantos lienzos de su etapa sevillana. En la National Gallery of Scotland también se escogió la etapa sevillana del artista. Para acompañar a la obra Vieja friendo huevos -una de las principales atracciones de la pinacoteca y que también podrá verse en Sevilla-, reunieron 18 cuadros de sus primeros años.

La revisión que se ha hecho de la vida y la obra del autor de Las Meninas ha permitido aportar algunos datos a su biografía y ratificar la autoría de un lienzo: San Pedro en lágrimas. La obra, que no se había visto nunca en público, es de 132 por 98 centímetros. "Esta pintura había pasado por distintas atribuciones, entre ellas la de Herrera el Viejo, pero un grupo de expertos la ha revisado para la muestra y han confirmado que se trata de un velázquez. Tiene más calidad que otras versiones de este mismo tema y enlaza con las pinturas realizadas entre 1617 y 1620. Pertenece a un coleccionista particular español que proviene de una familia sevillana y prefiere permanecer en el anonimato", asegura Morales.

Falsa hidalguía y rentas

Entre los nuevos datos biográficos que da a conocer la publicación, Alfredo Morales destacó ayer la confirmación de que Velázquez tenía siete hermanos, en lugar de seis como se sostenía hasta ahora, y que su condición de hidalgo era falsa. "Las rentas que tenía procedían del alquiler de las casas que le dejó su padre. Siempre se ha dicho que, por vía paterna, provenía de una familia noble portuguesa, pero ahora se ha desmentido. Su padre era notario apostólico y eso le permitió introducir a Diego en los círculos artísticos de la ciudad", explica Alfredo Morales, quien se ha hecho cargo de la comisaría de la muestra tras el fallecimiento de Juan Miguel Serrera.

El tema de la falsa hidalguía, que presenta en el catálogo Luis Méndez Rodríguez, se suma a los estudios de Antonio Domínguez Ortiz, Enrique Valdivieso, Vicente Lleó, Fernando Marías, Peter Cherry, Bonaventura Bassegoda y Gridley McKim-Smith, entre otros.

"Estoy convencido de que esta muestra será uno de los acontecimientos culturales del año en España. La exposición tiene una dimensión universal y está destinada a los ciudadanos de todo el mundo", aseguró Manuel Chaves, presidente de la Junta. "Todos los actos que se están organizando en el Año de Velázquez son el reconocimiento de los andaluces de hoy al que consideramos el mejor pintor de todos los tiempos", añadió Chaves. El cuidado catálogo que acompaña a la muestra ha sido editado por la Consejería de Cultura y Aldeasa -empresa que también se ha encargado de las dos tiendas de la exposición-. La publicación consta de dos volúmenes de 250 páginas cada uno. La primera edición es de 10.000 ejemplares y se pondrán a la venta en las tiendas del monasterio de la Cartuja a un precio de 6.500 pesetas. A las 22 pinturas del joven Velázquez, recién salido del taller de su suegro y maestro Francisco Pacheco, se han añadido dos lienzos de su producción madrileña: Retrato del Conde Duque de Olivares, que ha llegado del Museo de Arte de São Paulo, y Retrato de Felipe IV, del Museo del Prado. "Estos dos lienzos representan el final de la primera etapa y el comienzo de su trabajo en la corte", asegura el comisario Alfredo Morales, catedrático de Historia del Arte de la Universidad de Sevilla.

Aunque la estrella de la exposición es El aguador de Sevilla, el último cuadro que realizó Velázquez antes de instalarse en la Corte madrileña, y uno de los que sus propietarios han tenido más reparos en prestar, el comisario destacó también la importancia de lienzos más tempranos como La adoración de los Reyes Magos (1619), o las tres versiones de La venerable madre Jerónima de la Fuente. "En la Adoración, a pesar de ser una obra de juventud, el manto de la Virgen está tratado con una libertad absoluta, con una pincelada agresiva que no utilizaba ningún otro pintor de la época", explica Morales.

La exposición ofrecerá, por primera vez, la posibilidad de contemplar juntas las tres versiones que el pintor hizo del retrato de Jerónima de la Fuente. Dos son de cuerpo entero y pertenecen al Prado y a la colección Fernández de Araoz y, la tercera, llega de Londres, de la colección Apelles. "Estas obras demuestran cómo Velázquez era capaz de plasmar la fuerza anímica del personaje, de una mujer que pasó por Sevilla, camino de México, a los 66 años", concluye.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Margot Molina

Ha desarrollado su carrera en El PAÍS, la mayor parte en la redacción de Andalucía a la que llegó en 1988. Especializada en Cultura, se ha ocupado también de Educación, Sociedad, Viajes y Gastronomía. Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid. Ha publicado, entre otras, la guía de viajes 'Sevilla de cerca' de Lonely Planet.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS