El Gobierno aprovechará la Ley de Acompañamiento para reformar la LOGSE

La modificación convertirá la FP de grado medio en un tránsito a la de grado superior

El Gobierno recurrirá de nuevo a uno de sus mecanismos preferidos, la Ley de Acompañamiento de los Presupuestos, jocosamente conocida como ley escoba, para poner en marcha reformas de gran calado, como ya hizo con las fundaciones sanitarias o con la billonaria compensación a las eléctricas. Ahora le toca al sistema educativo. El ministro de Educación, Mariano Rajoy, anunció ayer que aprovechará la norma presupuestaria -que permite sortear el debate específico- para reformar la Ley Orgánica de Ordenación General del Sistema Educativo (LOGSE). El objetivo es permitir que la Formación Profesional (FP) superior no sólo esté destinada a alumnos de bachillerato, sino también a los de FP de grado medio.

Más información

En la presentación del nuevo curso, Mariano Rajoy reconoció que el Gobierno opta por la Ley de Acompañamiento para reformar la FP porque con una ley ordinaria no daría tiempo antes de que acabe, en diciembre, el actual periodo de sesiones del Parlamento. La iniciativa tropieza con el firme rechazo de los partidos y sindicatos de izquierdas, que la consideran una degradación de la nueva FP, que ni siquiera se acabará de implantar hasta el curso 2002-03, y que constituye una de las principales asignaturas pendientes del sistema educativo español.

A esta crítica de contenido se suma el rechazo al mecanismo parlamentario elegido por Rajoy, aprovechando la tramitación presupuestaria para evitar un debate técnico y específico en el Congreso sobre un asunto que afecta a una ley orgánica aprobada en 1990 por todos los partidos salvo el PP, que ahora se ve obligado a aplicarla desde el Gobierno.

Actualmente estudian FP 452.000 alumnos (157.000 en el antiguo sistema, 151.000 en el grado medio y 144.000 en el grado superior). La nueva Formación Profesional derivada de la LOGSE tiene dos niveles: medio (paralelo cronológicamente al bachillerato) y superior (paralelo al primer ciclo universitario). La FP media está pensada para una inserción laboral temprana de alumnos que no pueden o no desean proseguir estudios académicos al máximo nivel.

La superior se orienta a alumnos que ya han terminado el bachillerato, pero deciden no ir a la universidad. Es una formación altamente especializada, dirigida a estudiantes con una preparación académica previa equivalente a la de los futuros universitarios. El Gobierno socialista la concibió, a semejanza de los países más avanzados de Europa, con el objetivo de acabar con el desprestigio académico y social que siempre ha tenido en España la FP.

El paso de la FP media a la FP superior sólo está permitido actualmente a los estudiantes que hayan cumplido 20 años y aprueben un examen, lo que en la práctica supone un parón de dos años para el alumno y, consiguientemente, una barrera generalmente insalvable entre ambos grados.

Lo que propone el Gobierno es eliminar el tope de 20 años y habilitar una pasarela entre ambos niveles, ya que, según Rajoy, el grado medio se había convertido en un "callejón sin salida". El cambio, si bien no fue precisado por Rajoy, afectará a varios artículos del título I, capítulo 4 de la LOGSE, que trata de la FP.

Los argumentos que manejan quienes se oponen a este tránsito son los siguientes: -El nivel académico de la FP superior se degradará si entran alumnos que no han hecho bachillerato.

-Esta degradación se traducirá en una reorientación del alumnado hacia la Universidad, en contra de las modernas tendencias redistribuidoras entre la formación universitaria y la profesional.

-La actual FP superior, con muchísima más demanda de plazas que oferta real, no podrá acoger a todos los aspirantes del grado medio.

-La FP media perderá su finalidad de inserción laboral y se convertirá en una especie de bachillerato de segunda orientado a la FP de grado superior.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0015, 15 de septiembre de 1999.

Lo más visto en...

Top 50