Acampada ilegal de Pujol en el Aneto

La ascensión al Aneto del presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, desde cuya cima convocó las elecciones catalanas el pasado lunes, trae cola. La comitiva hizo una acampada ilegal en un paraje protegido junto al lago de Coronas, en pleno parque natural de Possets-Maladeta. La acampada está prohibida en todo el recinto del parque, excepto en zonas determinadas previamente o en casos de travesía, siempre que no supere cierto número de horas. La infracción está sancionada con una multa. "Sólo tenemos conocimiento de esa acampada porque el propio Jordi Pujol dijo dónde había dormido". Con esta afirmación, el Gobierno de Aragón respondía ayer a la remota posibilidad de que el presidente de la Generalitat sea multado por esta pernoctación, una sanción que oscilaría entre 10.000 y 500.000 pesetas. El diario Heraldo de Aragón informaba ayer de la supuesta infracción y recogía la sorpresa del director del parque por este hecho. Fuentes del Ejecutivo aragonés aseguraron ayer a EL PAÍS que no se puede imponer sanción porque en este caso la Administración no actúa de oficio, sino sólo ante una denuncia. "Y Pujol no produjo destrozos", añadieron. El Gobierno cree que la comitiva no vio los carteles señalizadores que advierten de la prohibición porque entró desde Cataluña por el Circo de Vallivierna. Pujol declaró en Prada de Conflent que no tenía conocimiento de haber cometido ninguna irregularidad. "Me puse en manos de una persona que organizó la excursión. Dormimos al lado del lago, como otros excursionistas que también subían al Aneto". El organizador, Josep Sicart, aclaró más tarde: "No fue una acampada estable, sólo unas horas de descanso. Lo único que hicimos fue dormir al lado del lago de Coronas, donde, por cierto, había otros excursionistas. Si por desconocimiento hemos cometido una infracción, lo lamentamos sinceramente". Fuentes de la Presidencia de la Generalitat añadieron ayer que la expedición hizo noche "a cielo raso", sin montar tiendas de campaña. Sicart añadió, obviando la actividad que el presidente de la Generalitat desarrolló en la cima, que Pujol participó en la ascensión a título privado. La ascensión al Aneto puede realizarse por dos vertientes, por el refugio de la Renclusa, donde pernoctan muchos montañeros, o por el lago de Coronas. La primera es una ascensión más larga y tiene que atravesar el glaciar de la Maladeta, que en el mes de agosto es muy peligroso por las grietas que se forman. La del lago de Coronas es más corta en tiempo, pero más dificultosa por el gran desnivel que se tiene que superar. En este caso, los montañeros acceden por la pista de Vallivierna. Desde el final de la pista hasta el pico de Aneto hay unas cinco horas de ascensión dura. Pujol hizo una parte de este camino la víspera y acampó junto al lago de Coronas, que se halla más o menos a la mitad. De esta forma, Pujol pudo atacar la ascensión del Aneto desde una base más alta de lo que normalmente hacen los montañeros que suben por esta vertiente, y reducir el esfuerzo necesario. También tuvo más tiempo para recorrer el camino. Se aconseja llegar a la cima antes de las doce de la mañana para asegurar el retorno en caso de cambiar el tiempo. Para llegar a la cima hay que superar un collado de cierta dificultad, algunos tramos de nieve helada en los que es preciso utilizar crampones y, finalmente, el paso de Mahoma, un trozo de la cadena montañosa, muy irregular y estrecho, con un gran precipicio a cada lado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 25 de agosto de 1999.

Se adhiere a los criterios de