Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL MAYOR INCENDIO FORESTAL DEL AÑO

Un retén de 300 personas vigila los rescoldos para que no se reaviven

San Lorenzo de El Escorial

El fuego, oficialmente, se dio por controlado a las siete y media de la tarde de ayer. Pero tres horas después, las brasas aún ardían en el monte. Para vigilarlas y evitar que las llamas se reavivaran, un retén formado por 300 personas, entre dotaciones de bomberos y personas especialmente contratadas en el verano por la consejería, tenía previsto quedarse toda la noche en la ladera del monte Abantos. Además de las personas, el retén contaba con una veintena de coches todoterreno, algunos de ellos provistos con autobombas para arrojar agua.Entre los que tenían previsto vigilar toda la noche se encontraba una cuadrilla de bomberos de San Sebastián de los Reyes, que habían llegado al monte a las seis de la mañana del sábado y que habían trabajado hasta las cinco de la tarde. "En el bosque quemado, ahora, hay muchas brasas y tocones de árboles que aún sueltan llamas. Para apagar cada uno de estos tocones es necesario echar 300 litros de agua", comentaba David, uno de estos bomberos de San Sebastián de los Reyes.

Los vecinos de la zona, al llegar la noche, y a pesar de que el incendio estaba extinguido, aún veían, de lejos, el resplandor rojizo que emitían las brasas y los rescoldos del suelo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de agosto de 1999