Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP gobierna Barbate con el promotor del proyecto que originó el 'caso Juan Guerra'

El PP fue la lista más votada en el municipio gaditano de Barbate, pero sus siete concejales no eran suficientes para lograr que su candidato, Juan Manuel de Jesús, alcanzara la alcaldía y decidió pactar con la Agrupación de Electores de Manuel Malia. Este grupo independiente obtuvo cuatro concejales, y entre ellos está Jesús López, el promotor del proyecto Puerto Plata, que dio origen al caso Juan Guerra. López está ahora al frente de la Concejalía de Desarrollo Urbano y anuncia con desparpajo y sin rubor que piensa retomar este polémico proyecto turístico.

López, capitán del Ejército del Aire e ingeniero aeronáutico de 47 años, tampoco se arredra a la hora de definir lo que espera de su puesto en el Gobierno municipal formado por su partido y el PP y asegura que utilizará su cargo en el Ayuntamiento de Barbate como plataforma para "adquirir el prestigio necesario" que le ayude a sacar adelante proyectos inmobiliarios personales en otras localidades. Aunque aclara: "Si gano yo, también gana Barbate". El electorado barbateño repartió su voto entre cinco formaciones (PP, 7 concejales; IU, 5; AEMM-Adelma, 4; PSOE, 4, y PA,1). Esta tarta multicolor llevó al olvido muchas de las acusaciones de campaña y todo derivó en un pacto entre los populares y el grupo independiente de Jesús López, que se cerró la madrugada previa a la celebración del pleno de constitución del Consistorio. Gracias al acuerdo, AEMM-Adelma se ha hecho cargo de las concejalías de Desarrollo Urbano, Cultura y Turismo, así como de los núcleos costeros diseminados de San Ambrosiano, Manzanete, Zahora y los Caños de Meca, estos dos últimos con gran proyección turística.

El pacto provocó que la dirección provincial del PSOE saltara como un resorte para atacar la estrategia de los populares, ya que no habían respetado el acuerdo verbal al que habían llegado ambas formaciones para aislar a AEMM-Adelma. PP y socialistas estaban de acuerdo en que esta formación política no era más que un grupo independiente con intereses urbanísticos personales. El propio PP utilizó con dureza este argumento durante la campaña electoral.

El secretario provincial del PSOE de Cádiz, Francisco Vázquez Cañas, responsabilizó en su momento al secretario general del PP, Javier Arenas, y al secretario andaluz, Antonio Sanz, de "presionar" a la agrupación local de su partido para alcanzar el pacto actual de gobierno. El nuevo alcalde negó las acusaciones y la existencia de presiones, y explicó que el único interés que les movió fue el de un gobierno "fuerte y que favorezca el desarrollo económico, turístico y pesquero".

Esta localidad de cerca de 22.000 habitantes se encuentra entre las poblaciones más deprimidas de la provincia de Cádiz, con casi un 40 % de desempleados. Esta alarmante tasa de paro encuentra su explicación en las limitaciones de crecimiento que tiene esta localidad, con casi la mitad del término municipal ocupado por el Parque natural de La Breña y por un campo de adiestramiento militar, instalado en la Sierra del Retín. Su economía tan sólo se salva gracias a la actividad de la almadraba y las florecientes empresas dedicadas a la conservas. La angustia económica de gran parte de la ciudadanía ha dado lugar en la última década a una economía sumergida sin control y a la aparición de organizaciones dedicadas al tráfico de droga.

Pasado oscuro

Así las cosas, AEMM-Adelma se ha hecho con una Concejalía de Urbanismo que se antoja fundamental para el despegue económico de Barbate. Sin embargo, el que será su titular, Jesús López, tiene un pasado bastante oscuro en cuestiones urbanísticas. Es algo que dice asumir y que achaca al proyecto Puerto Plata, su sueño particular de construir un complejo turístico y deportivo de más de 3.000 apartamentos, 500 amarres y un lago artificial, que finalmente llevó al banquillo de los acusados de la Audiencia Provincial de Cádiz a Juan Guerra y al exalcalde de Barbate, Serafín Núñez, primero socialista y luego también independiente. Al primero lo acusó de presentar su proyecto después de que fuese previamente rechazado por el Gobierno local, a su juicio, tras presionar al primer edil. Esta relación no pudo ser demostrada y Guerra salió indemne. Nuñez fue condenado a seis años y un día de inhabilitación por un delito demostrado de prevaricación. Esta sentencia fue ratificada hace un año por el Tribunal Supremo. Esta situación, que se alargó durante varios años, no ha mermado la fe ni los bríos del nuevo concejal de urbanismo, que anuncia que modificará el PGOU para cambiar el ámbito de competencia municipal.Niega que tenga intereses urbanísticos propios o terrenos de su propiedad -los vendió en 1997 y obtuvo unos ingresos de 189 millones de pesetas-. López asegura que la empresa Tecinsur, de la que es uno de los accionistas mayoritarios con algo más del 30% de las acciones, no actuará en Barbate. "Tengo la vida resuelta", asegura López, quien, sin embargo, en mayo de 1997 llegó a ponerse una pistola en la sien cuando le obligaron a dejar su vivienda militar en Sevilla, que esperaba comprar a precio de saldo con las privatizaciones.

Ahora, su único interés es, según él mismo reconoce: "Obtener prestigio mediante la revolución que voy a liderar en el urbanismo barbateño (...) y eso me proporcionará más contratos en otros lugares". De momento, asegura tener dos grandes proyectos turísticos con agentes extranjeros en los Caños de Meca y Zahara de los Atunes

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de agosto de 1999

Más información

  • El actual concejal de Urbanismo llevó al banquillo al hermano del exvicepresidente