Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre mata a tiros a tres compañeros de trabajo en EEUU

Si Estados Unidos vivió el pasado curso escolar angustiado por la violencia en los colegios, este verano está registrando el mismo fenómeno asociado a los lugares de trabajo. Una semana después de que un jugador de Bolsa frustrado asesinara a 12 personas en Atlanta, otro hombre mató ayer a tres compañeros en dos tiroteos consecutivos en empresas de una pequeña localidad de Alabama.

Alan Eugene Miller, que fue detenido por la policía tras una espectacular persecución automovilística, se enfrenta a una posible condena a muerte. Miller, de 34 años, actuó del modo que se ha generalizado trágicamente en EEUU. Dio salida a sus problemas personales disparando a voleo contra inocentes. La policía lo detuvo poco después, al borde de la autopista interestatal 65, en el condado de Chilton. En el asiento delantero derecho de su vehículo tenía la pistola con la que antes había matado a tres personas. Aunque la policía decía ignorar esta madrugada las razones exactas de su conducta, Miller, según informó la cadena de televisión MSNBC, había sido despedido recientemente de una empresa de Pelham, un suburbio de unos 10.000 habitantes, en las boscosas colinas del sur de Birmingham. Todavía alterado, al parecer, por esa pérdida de empleo, Miller entró ayer en las oficinas de Fergurson Entreprises, la empresa en la que ahora trabajaba. Allí, en horas de trabajo, mató a disparos a dos compañeros. Luego fue a Post Airgas, otra empresa de la zona en la que también había trabajado, y mató a una tercera persona.Barbara Miller, madre del tirador, declaró anoche desconocer las razones del comportamiento de su hijo. "Nunca ha molestado a nadie", dijo. "Esta mañana se fue a trabajar como siempre, con una lata de 7-Up, unas galletas y una salchicha". Fergurson Entreprises, informó Allan Wade, jefe de policía de Pelham, es una empresa cuya central está en Virginia y que distribuye productos de fontanería y electricidad. Allí murieron Lee Holbrooks, de 32 años, y Christopher Yancy, de 28. Post Airgas es una compañía de Filadelfia que vende gases como helio y oxígeno a hospitales y particulares. En su sucursal de Pelham fue asesinado Terry Jarvis, de 39 años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de agosto de 1999

Más información

  • Un reciente despido pudo influir en el homicida