_
_
_
_
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Reconstrucción balcánica

Va a ser difícil porque allí, en los Balcanes, y en Kosovo especialmente ahora, todos se acuerdan de todo y piensan que jamás podrán vivir sin definir sus conductas por lo que ha sucedido. Porque ha sido demasiado lo que ha pasado. Son muchos los que están identificando a sus seres queridos por los empastes molares y por algún objeto medianamente duro en cuerpos pestilentes sin signos de identidad. Quien ahora se aterrorice por las crueldades que albanokosovares están cometiendo, en gran parte delincuentes comunes, crímenes intolerables, debiera recordar lo que ha pasado en los últimos años. Los muertos de las últimas semanas son, sin duda, demasiados. Y los detenidos por estas atrocidades, muy pocos. Pero resulta procaz comparar la violencia de las últimas semanas desde que las fuerzas internacionales de la Kfor están en Kosovo con la violencia organizada, genocida y bestial de los meses anteriores. Los muertos en los Balcanes no son sólo los últimos, tan trágicos como los primeros. Los muertos, todos, incluidos los 14 serbios de Gracko, son el terrible testimonio del curso político en el que los Balcanes quedaron sumidos a partir del momento históricamente tremendo que fue la caída de los regímenes comunistas. Centroeuropa tuvo éxito.

Más información
La cumbre de Sarajevo asienta la paz de la región en el pluralismo y el respeto a las minorías étnicas
Westendorp deja Bosnia
El Pacto de Estabilidad en los Balcanes fija un marco de democracia, desarrollo y seguridad

Los Balcanes pueden tenerlo también. No hay ninguna perspectiva más nefasta y menos justa que la que condena a la región a la guerra y la tragedia indefinida. Ahora, en Sarajevo, símbolo de la resistencia y también de la perversión nacionalista agresiva, se han reunido los jefes de Estado de los países que vieron que la tragedia balcánica estaba muy cerca de comprometer todo el futuro europeo en el umbral del siglo XXI.

Críticas justificadas

Miserias, críticas perfectamente justificadas y ataques ideológicos aparte, está claro que Europa se ha jugado y juega su propia estabilidad y prosperidad en una zona tan ninguneada y pertinazmente incómoda como son los Balcanes.

Por eso precisamente, hasta los más desasistidos en su perspectiva histórica entre los dirigentes occidentales reunidos en Sarajevo saben que la intervención militar sólo fue un primer paso hacia la estabilidad de la región.

Conocer lo que pasa fuera, es entender lo que pasará dentro, no te pierdas nada.
SIGUE LEYENDO

El futuro en la zona está más abierto que nunca. Podemos incorporar a la región a la bonita, aunque dura, aventura de integración europea. Podemos dejar también que los Balcanes se vuelvan a pudrir como los cadáveres que todos los días se encuentran entre los maizales de aquellos preciosos valles. Es lo que está en juego.

Sin un efecto muy rápido en el bienestar, los Balcanes volverían a estallar. Ni los albaneses ni sus vecinos han estudiado en Eton ni conocen a Isaiha Berlin ni a san Ignacio de Loyola. Si no hacemos nosotros que funcionen las cosas, ellos aplicarán su implacable lógica del menesteroso.

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_