Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Plácido Domingo graba 'Merlín', ópera británica de Isaac Albéniz

300 personas participan en Madrid en el primer disco de la obra

Ayer comenzó en Madrid la grabación del disco de 165 minutos que recogerá la ópera Merlín, obra inédita de Isaac Albéniz (1860-1909). Esta gran producción, con 50 millones de presupuesto y patrocinada por el sello discográfico Decca y la Comunidad de Madrid, recupera la partitura original del compositor catalán. Albéniz vivió en Londres y fue íntimo amigo del libretista, un banquero llamado Money, que fue su mecenas. Plácido Domingo lidera un cartel de lujo que dirige el descubridor de la partitura, José de Eusebio.

Ayer, primer día de grabación, gran parte de las 300 personas que hasta el día 29 van a grabar esta ópera inédita de Albéniz se reunieron en el Auditorio Nacional. La obra, escrita entre 1898 y 1907, es "poswagneriana, preimpresionista, grandilocuente, difícil y muy dramática", según el director, José de Eusebio, y el tenor Plácido Domingo. La pieza será grabada por un largo reparto vocal que incluye a Carlos Álvarez, Carlos Chausson y Ana María Martínez. La Orquesta Sinfónica de Madrid, el Coro Nacional de España, el de la Comunidad de Madrid, la Agrupación Alfonso X de canto gregoriano y un coro de contratenores acompañarán a los 11 solistas. Bajo la producción de Michael Haas, todos tratan ahora de adaptarse al difícil inglés medieval en que fue escrito el libreto (vigila la dicción el inglés Jonathan Aldey, pianista de la Filarmónica de Berlín).

Domingo estaba ayer nervioso ante su estreno. "Es una obra maestra, una especie de sinfonía a lo grande, como la Octava de Mahler. La parte vocal es endiablada, está llena de registros dífíciles, pero con entusiasmo se suple todo. Esperemos tener éxito y poder hacer la segunda parte de la trilogía, el Lancelot". Merlín es la primera parte de un ambicioso proyecto de trilogía -la tercera parte aún no se ha encontrado- sobre los mitos británicos que, a la manera de Wagner, impulsó y escribió el banquero Francis Bourden Money Coutts. "Fue íntimo de Albéniz: le dijo que le mantendría con la condición de que pusiera música a todo lo que él escribía", cuenta De Eusebio. El director ha trabajado durante años reconstruyendo la partitura original de Albéniz, que ha permanecido oculta durante un siglo en distintas bibliotecas de Barcelona y Londres. "Fue como encontrar un cuadro de Velázquez. Albéniz no pudo estrenar nunca la obra, y la vamos a grabar sin cambiar una sola nota". El estreno en teatro espera para el año que viene. Probablemente en el Real y con Domingo, que piensa dirigir una suite en Chicago el próximo mes de mayo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de julio de 1999