EL CAMINO HACIA LA PAZ

Soros plantea excluir a Yugoslavia de la primera fase de ayuda

ENVIADO ESPECIALEl financiero estadounidense George Soros apoyó ayer sin reservas la iniciativa de crear la unión aduanera en los Balcanes propuesta por el Centro de Estudios Políticos Europeos (CEPS, en inglés) a finales del mes de mayo. Para absorber los costes de este plan, la UE debe desembolsar, como mínimo, en torno a 5.000 millones de euros (832.000 millones de pesetas) anuales durante cinco años. Soros está de acuerdo en que el plan de la CEPS es la mejor propuesta realizada hasta el momento para lograr la pacificación y democratización de los Balcanes. Pero a diferencia del plan original, ideado para Albania, Bosnia, Croacia, Macedonia y Yugoslavia, Soros añade a Bulgaria, Rumania y Moldavia, y deja para más tarde a Yugoslavia. Según él, con esa ampliación se evitarán futuras crisis en Europa del Este como la de los Balcanes. También cree que, en el caso de Yugoslavia, debería establecerse en breve un Gobierno tecnócrata interino que celebrase elecciones en un año y abriera así un proceso de democratización. En ese momento es cuando la UE debería aportar su ayuda.

Más información

Soros se expresó así en un almuerzo previo al comienzo del Foro Económico Mundial para Europa Central y del Este, que concluirá mañana en Salzburgo (Austria).

El plan, dado a conocer a finales de mayo, tiene dos pilares: la supresión de los aranceles aduaneros y la eliminación de las monedas nacionales de los países de los Balcanes para que utilicen el euro como moneda propia. Soros está a favor del primero, pero no le convence el segundo.

Los 5.000 millones de euros de coste, durante al menos cinco años, de todo el plan de estabilización incluyen la eliminación de las barreras aduaneras para crear una zona de libre comercio a partir del próximo año. A través de un régimen especial, estas economías podrían formar parte del grupo de candidatos a la integración con la UE, que debería llevarse a cabo en el 2003.

Acerca de la participación de EEUU, Soros afirmó que "el Gobierno tiene la voluntad, pero no los votos del Congreso".

Soros sostuvo que los países de la región no necesitan la adopción del euro o que incluso se planteen la posibilidad de vincular sus monedas a la moneda única con un sistema de tipo de cambio fijo, como lo ha hecho Bulgaria. La razón, para Soros, es que las economías ya están vinculadas al marco alemán. Es decir, ya tienen una divisa de referencia lo que permitirá ir adoptando el euro sin demasiadas complicaciones. "Pero la clave", destacó Soros, "es la eficiencia de la Agencia Europea para la Reconstrucción y su independencia de la burocracia de Bruselas". Soros ve en el plan el modo de crear prosperidad y de desplazar los conflictos étnicos.

Al optimismo de Soros se interpuso la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Refugiados, Sadako Ogata, también invitada: recordó que aún hay refugiados que no han podido retornar a sus casas, y que los que lo han hecho no han encontrado morada alguna. Según Ogata, sólo en Kosovo el 65% de las casas están destruidas, entre 40.000 y 50.000 viviendas albanokosovares. La comisionada solicitó inversiones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0030, 30 de junio de 1999.

Lo más visto en...

Top 50