Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

CiU pretende evitar la imagen de una coalición con fisuras

VIENE DE LA PÁGINA 1 Los dirigentes nacionalistas señalan que el plan ya ha mostrado su eficacia y recuerdan algunas conferencias del presidente de la Generalitat, por ejemplo la que dio a principios de este año en el barrio de Sant Martí de Provençals, donde explicó el pacto fiscal en clave de Estado de bienestar y de incremento de la calidad de vida. ¿Y la imagen? Pujol es un líder indiscutible, pero en la coalición hay quienes creen que también ayudaría poder contar con los asesores de imagen -una empresa especialista estadounidense- que ha tenido Clos. Éste es un elemento que encarecerá la campaña, aunque hay en CiU quien asegura que vale la pena y recuerda que las cuentas presentadas por los asesores del candidato Joaquim Molins no tienen nada que envidiar a las de ninguna empresa americana. CiU apuesta por no perder de vista la campaña de Clos, pero hay varios pasos que seguir, además de los meramente técnicos. Uno de ellos es cerrar filas con Unió y llegar a un acuerdo que no sea en falso -como ahora sucede- sobre dónde va a ir el líder democristiano Josep Antoni Duran Lleida en la lista. Cuando Joan Clos presentó su candidatura al Ayuntamiento de Barcelona, nadie le discutió los equilibrios entre aparato del partido e independientes. En cambio, dentro de la propia CDC saben que hay que cerrar de una vez por todas este asunto y antes de fin de mes mejor que en pleno verano (véase EL PAÍS del pasado 19 de junio). Pujol afirmó el pasado viernes que no hay nada que discutir. "Este asunto se cerró hace ya tiempo", subrayó el presidente. Pero en CiU les cuesta imaginar un acto electoral que cierre el número uno de la lista, Jordi Pujol, precedido de todo un número ocho, Duran Lleida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de junio de 1999