Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

CiU decide copiar la estrategia de campaña de Clos en las próximas autonómicas

Hay que copiar a los socialistas. Ésa es la consigna que se ha lanzado en CiU desde las municipales del 13 de junio. Nunca el PSC o alguno de sus representantes había despertado semejante interés y admiración en la coalición nacionalista. Sus dirigentes están deslumbrados por la campaña desarrollada por el alcalde de Barcelona, Joan Clos, y por los socialistas, que les ha permitido ahora coronar con un éxito sin precedentes sus 20 años al frente de la ciudad.

Con la intención de emular a Clos, la cúpula nacionalista ha diseñado una campaña "constructiva", en palabras de uno de sus impulsores, que acerque a CiU lo máximo posible a los 60 diputados. Jordi Pujol, dicen fuentes de la coalición, será en última instancia quien dé luz verde a lo propuesto por el equipo dirigido por el secretario general de CDC, Pere Esteve, en el que la coordinación del programa correrá a cargo de Ramon Juncosa, director general de Evaluación y Estudios. El secretario general de la Presidencia, Joaquim Triadú, se encargará de que no chirríe el engranaje gubernamental, y el director general de Difusión, Carles Duarte, se encargará del impacto mediático. Además, en cada departamento del Gobierno catalán se creará un "comité de defectos" para detectar los errores propios. Pero personas aparte, CiU quiere hacer hincapié en que el mensaje debe ser muy sencillo. "Se trata de vender gestión y aparcar los grandes principios", aseguran en CDC; mientras, sus socios de Unió -alguno de cuyos dirigentes se incorporará al comité de campaña- ya están convencidos de la bondad de una fórmula que vaya a lo concreto y permita guardar en el armario, bien dobladita, la vena más esencialista y nacionalista de la coalición. Así que en la próxima temporada electoral no se van a llevar mensajes como "soberanía compartida", se evitará el victimismo y se subrayará la afirmación en positivo. "Debemos hacer como Clos, vender gestión, hacer una campaña poco estridente y evitar caer en descalificaciones", subraya la coalición. CiU quiere que su líder transmita estas vibraciones al electorado, por ello se intentará que el farragoso y complejo tema del déficit fiscal y la financiación autonómica tengan una clave social y no nacionalista. Se quiere dar la imagen de que CiU es más "especialista en Cataluña" que guardián del tarro de la esencias. PASA A LA PÁGINA 7

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de junio de 1999

Más información

  • La coalición quiere aparcar el esencialismo