Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Defensor del Pueblo critica el uso "excluyente" de la lengua

El Defensor del Pueblo, en su último informe, correspondiente a 1998, constata una "avalancha de comunicaciones" sobre la cooficialidad lingüística, que atribuye a la aprobación de la Ley de Política Lingüística de Cataluña, y apunta que evidencia "un cierto desencuentro político y ciudadano". Critica "el uso exclusivo y excluyente" de la lengua, tanto en la decisión de la Dirección General de Tráfico de editar sus folletos sólo en castellano como en la rotulación exclusivamente en catalán en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña y en las tarjetas de los usuarios del Servicio Catalán de la Salud. El defensor del pueblo, Fernando Álvarez de Miranda, señala que el volumen de quejas derivadas de la "cooficialidad lingüística" nunca había sido significativo. Sin embargo, añade, "en especial tras la aprobación de la Ley de Política Lingüística de Cataluña, en el mes de enero de 1998, comenzaron a recibirse numerosos escritos (más de 3.000) vinculados a esta materia, que en conjunto suponen el 8% del total de los expedientes nuevos iniciados en 1998". Álvarez de Miranda califica el hecho de "avalancha de comunicaciones" y afirma que evidencia "cierto desencuentro político y ciudadano en lo que hace al uso oficial de la lengua castellana y de las lenguas españolas cooficiales con ella en las respectivas comunidades autónomas". El informe refleja una "polarización de las posiciones" y la relaciona con la citada ley catalana, "respecto de la cual", recuerda, "fueron muy numerosas las solicitudes de interposición de recurso de inconstitucionalidad". Le llama la atención "que la misma regulación lingüística para unos sea merecedora de numerosas tachas de inconstitucionalidad por desconocer derechos fundamentales básicos, y para otros un remedio mínimo para paliar la situación de opresión lingüística que a su juicio padecen y que les impide vivir y desenvolverse en la lengua de su elección". El Defensor del Pueblo distingue entre quienes han acudido a su institución dos grupos enfrentados: aquellos que consideran que el castellano debe ocupar un lugar preeminente y en muchos casos excluyente, y quienes otorgan este rango y esta capacidad a la lengua propia de su comunidad. PASA A LA PÁGINA 4

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de junio de 1999

Más información

  • La Ley de Política Lingüística ha causado una avalancha de quejas