Condenado a 12 años por matar a un hombre durante una riña en Sestao

La Audiencia de Bilbao ha condenado a Amilcar Miranda, de 33 años y natural de Portugal, a 12 años de prisión como autor de los disparos que causaron la muerte al vecino de Sestao Tomás Iglesias el 7 de septiembre de 1997. Además, deberá pagar una indemnización total de 24 millones de pesetas, repartidos entre la esposa, la madre y el hijo del fallecido. Miranda fue encontrado culpable por un jurado. Según el relato de hechos probados de la sentencia, Miranda, con varios amigos, vio al salir de un bar cómo una mujer era agredida en una plaza de Sestao. Tras recriminar a los agresores, el acusado vio que "dos de ellos cruzaron desafiantes la calle", portando armas blancas. En ese momento, "presa de intenso miedo", se dirigió a su vehículo, en el que recogió una pistola de pequeño calibre y volvió al lugar del incidente, donde disparó varios tiros sobre Tomás Iglesias. El veredicto considera probado que el acusado es culpable de los delitos de homicidio y tenencia ilícita de armas, pero debido a que sufre "un trastorno mixto de la personalidad que entra en crisis cuando concurren el alcohol y el miedo" se le aplica la eximente incompleta de "leve trastorno mental" y se impone la condena prevista para este delito en su grado mínimo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0015, 15 de junio de 1999.