Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal recuerda la "cicatera" actitud del Insalud para los 'niños sin papeles'

La Fiscalía, en su memoria, recoge lo que considera uno de sus mayores logros en su lucha con las instituciones para proteger al menor. No hay piedad para el vencido. "Especialmente orgullosos deben estar los fiscales de la sección de Menores, por la línea que siguen en defensa incondicional de los derechos del menor, que cristalizó eficazmente en la lucha por los derechos a la atención médica y sanitaria de los menores sin papeles frente a la cicatera actitud del Insalud, que los limitaba con intolerable desprecio de la legalidad". Tal es el piropo que arroja a sus subordinados el responsable de la fiscalía madrileña, Mariano Fernández Bermejo, en la memoria de 1998. Tal es el bofetón que destina a las autoridades sanitarias.El conflicto surgió públicamente a principios de este año al defender la Fiscalía el derecho de doce niños de emigrantes sin papeles a ser atendidos por el Insalud. Éra su respuesta ante el hecho de que varios hospitales madrileños venían negando la asistencia bajo el argumento de que, al carecer de documentación oficial, no podían disfrutar del servicio público sanitario. La Fiscalía tuvo conocimiento de la irregularidad en el otoño pasado. El Insalud se curó en salud tras el escándalo. Cursó una circular a todos los directores de atención primaria en la que recordaba la obligación legal, antes olvidada, de prestar asistencia a todos los menores. Con o sin papeles. Trabajo no quiso ser menos y repartió tarjetas sanitarias a los niños sin papeles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 7 de junio de 1999