Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COYUNTURA AGRARIA

Las importaciones de aceite y la venta de 75.000 toneladas de intervención paran el alza de precios

El precio del aceite de oliva, tras la subida registrada en los primeros meses del año, ha entrado en un periodo de estabilidad e incluso con cotizaciones ligeramente a la baja. Esta nueva situación ha sido consecuencia de las mayores importaciones, de la subasta de 75.000 toneladas por parte del organismo de intervención comunitario, de una caída del consumo interior y de un recorte de las exportaciones. Los expertos del sector esperan que se mantenga esta situación de estabilidad en los precios durante los próximos meses, hasta ver cómo se presenta la nueva cosecha.

Los excedentes de la campaña este año podrían ascender a unas 270.000 toneladas según los datos manejados por la Administración, los industriales y los productores.Tras un par de años de precios con tendencia a la baja -que llegaron a situarse en 260 pesetas kilo, lo que dio lugar también a un aumento de la demanda-, durante los primeros meses de este ejercicio, ante la persistencia de la sequía y la posibilidad de una campaña a la baja, la situación se invirtió. Los precios del aceite de oliva registraron una subida espectacular, pasando de 300 a más de 400 pesetas por kilo en origen. Sin embargo, este crecimiento de los precios, que parecía que iba a continuar a lo larfo del año, se ha frenado para estabilizarse en el entorno de las 390 pesetas por kilo.

Son muy diversas las razones que han contribuido a este giro en el mercado del aceite.

En primer lugar, se ha producido una mejora en las previsiones de cosecha a consecuencia de las lluvias que, en principio, van a evitar lo que parecía iba a resultar una campaña catastrófica.

Frente a los precios elevados en origen, los industriales, no solamente los españoles sino también otros como los italianos, que hacían sus compras en España, han acudido en los últimos meses a las importaciones procedentes tanto de Grecia como de países norteafricanos.

En España, las compras en el exterior en régimen de Tráfico de Perfeccionamiento Activo se espera que superen a lo largo de este año las 50.000 toneladas. En la misma línea, es decir, la de aumentar la oferta de aceite en el mercado interior, se enmarca la operación de la Administración comunitaria de venta de 75.000 toneladas de aceite que había acumulado en en régimen de intervención. De ellas, 49.000 toneladas se van a sacar al mercado este mes de junio.

Junto a estas dos operaciones, que han supuesto aumentar la oferta de aceite de oliva en el mercado, se han producido otros dos hechos que están siendo decisivos para estabilizar el mercado.

Por un lado, en los últimos meses se ha observado una reducción en la demanda de aceite de oliva en el mercado interior. En 1996, coincidiendo con la fuerte subida de los precios en origen, la demanda interior, controlada por los envasadores, llegó solamente a una media de 19.500 toneladas mensuales.

En 1997, coincidiendo con el inicio de la bajada de los precios, esa demanda pasó a 31.000 toneladas, para llegar en 1998 a 34.400 toneladas de ventas medias al mes. Este año, las ventas comenzaron fuertes, pero han ido bajando a medida que han subido los precios hasta llegar a solamente 24.600 toneladas en abril. Para mayo, todas las previsiones apuntan a unas 20.000 toneladas. Las exportaciones han jugado también un papel importante en el comportamiento de los precios. Según los datos manejados por los industriales, en el primer semestre de este año se han mantenido las ventas de aceite envasado en unas 21.000 toneladas. Sin embargo, se ha producido una caída fuerte en las ventas de aceite a granel, muy especialmente hacia Italia, cuyos industriales han comprado aceites baratos en otros países en vez de hacerlo en España.

Previsiones para el año

De acuerdo con los datos en poder de los industriales, la Administración y los productores, este año el consumo interior ascenderá solamente a unas 450.000 toneladas frente a las 560.000 toneladas de la campaña anterior.En cuanto a las exportaciones, las previsiones apuntan a solamente unas 350.000 toneladas frente a las 450.000 toneladas de 1998. En consecuencia, los excedentes de campaña, que se consideraba que iban a estar bajo mínimos en el mes de noviembre, es probable que se sitúen en unas 270.000 toneladas. Ello supone tener asegurada la demanda total de aceite de oliva para casi cuatro meses.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 7 de junio de 1999