Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL 'CASO DEL LINO'

El PP y sus socios impiden que la comparecencia de Loyola de Palacio sobre el lino sea antes del 13-J

Habrá comisión de investigación en el Congreso sobre el escándalo de las subvenciones al cultivo del lino, pero no empezará a trabajar hasta después de las elecciones del 13 de junio. Aunque todos los grupos votaron a favor de la investigación parlamentaria, el PP y sus socios impusieron a PSOE e IU esa demora porque creen que determinadas comparecencias ante la comisión -entre ellas las de la ex ministra de Agricultura y candidata europea del PP, Loyola de Palacio, y del presidente de Castilla-La Mancha, José Bono- podrían "distorsionar" la campaña electoral. Populares y socialistas se cruzaron ayer graves acusaciones intentando probar que la responsabilidad recae, para el PSOE, en De Palacio, y para el PP, en Bono.

Todos los partidos coinciden en la necesidad de crear una comisión que investigue las polémicas subvenciones, los incendios en almacenes de lino y la "alarma social" en torno a este cultivo, pero el PP y el PSOE pretenden probar acusaciones distintas. Para los socialistas lo importante es determinar si De Palacio amparó una supuesta "trama" o "mafia" montada en el Ministerio de Agricultura para beneficiarse de las sustanciosas ayudas europeas al lino. El PP, en cambio, responsabiliza a los presidentes autonómicos, y especialmente al socialista Bono, de no saber controlar esas subvenciones. Por eso reclaman que la comisión analice el "sistema que se utiliza para la aceptación de solicitudes, el control de los cultivos y las condiciones establecidas para percibir las ayudas correspondientes en el marco de la Política Agraria Común", tareas que los populares achacan sólo a las autonomías.La Junta de Portavoces del Congreso habilitó ayer la sesión plenaria de mañana para la constitución urgente de la citada comisión, reclamada oficialmente y por razones diferentes por PSOE, IU y PP, con el respaldo de los socios nacionalistas del Gobierno. La comisión se formará pero no se reunirá hasta después de los comicios municipales, autonómicos y europeos del 13-J, un retraso forzado por el PP, con el apoyo de sus socios nacionalistas, porque entiende que la campaña electoral "distorsionaría" el objetivo de la comisión. La meta es que las conclusiones sobre la investigación estén listas antes de la siguiente campaña electoral, la de las autonómicas catalanas del próximo otoño.

Aunque PSOE e IU ya han avanzado que les gustaría que esta comisión empezase a trabajar antes del 13-J, y que ante ella compareciese De Palacio, esa cita no se producirá al menos hasta finales de junio.

Cruce de acusaciones

La jornada de ayer sirvió para reflejar lo que los dos partidos mayoritarios pretenden probar en la comisión: mientras los socialistas apuntan a la responsabilidad política de la ex ministra los populares se esforzarán en demostrar la negligencia de los presidentes autonómicos, en especial del socialista José Bono, en el control de las ayudas. El portavoz de Agricultura de IU, José Luis Centella, en cualquier caso, ya cataloga "bajo sospecha" tanto a De Palacio como a Bono.Alfredo Pérez Rubalcaba, portavoz de la Ejecutiva socialista, sentenció la posición de su partido al subrayar que el objetivo de la comisión es "la participación de Loyola de Palacio en esa trama mafiosa del lino".

El PP no tardó en replicar al PSOE con la misma dureza política pero sin aportar ningún dato o nombre propio. Los dirigentes populares se contentaron ayer con amagar, advertir y amenazar al PSOE con que están dispuestos a implicar a muy altos responsables de su partido en esta trama. El primero que se adentró por esos vericuetos fue el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José María Michavila, al comentar que "Bono tiene muchas cosas que aclarar" sobre este asunto.

El más incisivo resultó el portavoz del PP en el Congreso, Luis de Grandes, que tras aclarar que su grupo apoyará "sin límites" todo tipo de trabajos, comparecencias y aclaraciones, arremetió luego contra Bono y el presidente de la Junta de Extremadura, el también socialista Juan Carlos Rodríguez Ibarra: "Veamos quiénes están detrás de algunas de esas empresas transformadoras que han sido subvencionadas por las comunidades autónomas casi al cien por cien y que han inspeccionado la maquinaria que tenía que transformar el lino cuando las máquinas no funcionaban". Y agregó en tono enigmático: "Ya veremos si algún presidente autonómico, que esperaba esta campaña inaugurar alguna de estas empresas como hito de su política de subvenciones, se atreve a inaugurarla".

El portavoz parlamentario del PP defiende que este asunto del lino "no es un problema de altos cargos" de Agricultura en la etapa de De Palacio sino que "el meollo" y las posibles irregularidades y responsabilidades jurídicas y políticas saldrán a la luz cuando se conozca quién está detrás de los cultivadores, de las empresas transformadoras y de los que queman los almacenes. De Grandes se mostró seguro de que De Palacio es inocente, y aventuró que el PSOE ha montado este escándalo para tapar el de los "amigos corruptos" del ex candidato socialista José Borrell.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de mayo de 1999