La galaxia Edison

"Imagino lo que el mundo necesita. Después sigo adelante e intento inventarlo". Thomas Alva Edison (1847-1931) es el paradigma del inventor revolucionario. Hizo desaparecer la noche con la bombilla incandescente y con el fonógrafo abrió el camino a una de las revoluciones musicales, culturales y sociales más importantes del siglo. Son los dos inventos más importantes de entre las 1.903 patentes que llegó a registrar Edison a lo largo de su vida. Y también son los dos principales protagonistas de la instalación que desde hoy y hasta el 20 de junio le dedica el Centro de Cultura Contemporá-nea de Barcelona (CCCB) dentro del ciclo Faros del siglo XX. Al visitante lo recibe en la misma entrada exterior del centro una de las ocho fotografías sonoras que sirven para situar al personaje. Es la reproducción de una fotografía de Edison sonriente realizada en 1916. Va acompañada de una de sus citas: "Continuamente invento para conseguir dinero y poder seguir inventando". En la fotografía se ha instalado un altavoz que, al igual que en el resto de las imágenes distribuidas en el vestíbulo y accesos del centro reproduce el sonido que se crea en la instalación sonora final. Ésta, situada en una sala del primer piso del centro, está dividida en dos partes. Una es una instalación lumínica con grandes bombillas que se apagan y se encienden. La otra consiste en cuatro platos en los que los discos tienen registrados bucles sonoros que pueden encenderse o apagarse y funcionar a distintas velocidades. De esta forma, el espectador puede manipular el sonido y crear su propia composición con la combinación de los diferentes sonidos. Toda la instalación está unida por un cable eléctrico que marca el recorrido y permite distribuir el sonido que se escucha en las diferentes imágenes. El proyecto de los Faros del siglo XX es de difícil clasificación y consiste en pedir la colaboración de teóricos y artístas para que formalicen con una instalación estética las principales innovaciones del personaje seleccionado. Hasta la fecha se han presentado instalaciones dedicadas a Marx, Freud y Nietzsche. En esta ocasión, al estar Edison relacionado tan directamente con los avances de la música electrónica, se pidió a Advanced Music, la promotora del Festival Sónar, que organizara la exposición, y a su vez ésta encargó el proyecto a Víctor Nubla y Carsten Nicolai, creadores que trabajan en distintos ámbitos disciplinarios como la música, el audiovisual y la literatura. "Ahora vivimos en la galaxia Edison", explica Víctor Nubla, autor del recomendable texto que acompaña el conjunto. "Sin él sería imposible pensar en nada de lo que ahora nos parece tan natural que no le damos importancia". Nubla destaca no sólo la mejora de la calidad de vida que aportaron algunos inventos de Edison, sino también el papel que los discos han tenido a lo largo de este siglo como transmisores de cultura y revoluciones. El faro dedicado a Edison coincidirá, y no es casualidad, con la celebración del 17 al 19 de junio de Sónar, festival que centra sus actividades diurnas en el CCCB. La instalación se inauguró anoche con una actuación en directo del artista alemán Carsten Nicolai y coincidió también con la celebración, acto seguido, de una nueva edición del Electric Café, otro proyecto de Advanced Músic que se ha convertido en uno de los grandes éxitos del centro al combinar, una vez al mes, proyecciones de películas insólitas, arte electrónico y actuaciones de música en directo. Todo ello, en un ambiente relajado y distendido. Durante la celebración del Electric Café se pudo visitar la instalación dedicada a Edison.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0020, 20 de mayo de 1999.

Lo más visto en...

Top 50