Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GUERRA EN YUGOSLAVIA Nuevo error de la Alianza

Pekín rechaza las explicaciones y las "argucias" de los aliados

El Gobierno chino rechazó ayer las explicaciones de la OTAN con respecto al bombardeo de su embajada en Belgrado, que ha causado al menos cuatro muertos, según el Diario del Pueblo, que denunciaba las "argucias" de la Alianza. La OTAN calificó los hechos de "trágico error". Miles de chinos secundaron ayer las protestas de su Ejecutivo. El principal blanco de su ira fueron las distintas legaciones diplomáticas estadounidenses en China: el consulado de Chengdu (al suroeste del país) fue incendiado.En Pekín, un estruendoso griterío acompañó la quema de varias banderas con las barras y estrellas. El lanzamiento de botellas de plástico vacías, tomates y piedras contra el edificio diplomático se sucedió durante la protesta ante la pasiva mirada de los agentes de policía chinos. En Shanghai, la capital financiera de China, miles de manifestantes se apostaron a las puertas del Consulado estadounidense y lanzaron huevos y botellas contra la fachada y las ventanas. El jolgorio se desató cuando una de las pedradas cegó la luz de la entrada del edificio. Las algaradas llegaron al domicilio del cónsul estadounidense, donde se produjeron enfrentamientos con la policía, que intentaba cerrar el paso de los manifestantes. En los carteles figuraban sentencias como "Clinton es Hitler", "Estados Unidos, vete al infierno" y "OTAN, asesina".

China, que clama por una salida negociada desde que comenzaran los ataques contra Yugoslavia el pasado 24 de marzo, redactó una declaración oficial en la que asegura que "los bombardeos son injustificados" y que "se reserva el derecho de adoptar medidas adicionales al respecto".

Las autoridades de Pekín convocaron ayer por la tarde al embajador estadounidense en China, James Sasser, para transmitirle personalmente la más enérgica protesta por la destrucción de la misión diplomática china en Yugoslavia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de mayo de 1999