Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Respetados por el Gobierno y apoyados por la oposición

Río de Janeiro

El Partido de los Trabajadores (PT), del candidato de la izquierda brasileña Luis Inázio Lula, apoya al Movimiento Sin Tierra (MST). El Gobierno respeta la organización, a la que considera la oposición más seria y constructiva, aunque le preocupan las ocupaciones. Fernando Henrique Cardoso, antes de llegar a la presidencia, decía del MST: "Quien diga que se trata de un movimiento estéril no entiende de democracia". El proyecto educativo impartido en los campamentos del movimiento recibió en 1995 el Premio de Unicef.La historia del MST parte de hace décadas. Entre 1950 y 1964, los movimientos campesinos crearon las Ligas Campesinas, la Unión de Trabajadores Agrícolas y el Movimiento de los Agricultores Sin Tierra. Esos movimientos fueron abortados por la dictadura militar, y sus líderes, detenidos, exiliados o asesinados.

Eran los tiempos de la posdictadura militar. Fue entre 1979 y 1980, en tiempos de democracia, cuando surgió una nueva forma de presión de los campesinos que no poseían tierras: las ocupaciones organizadas de los latifundios improductivos para dar un pedazo de tierra a miles de familias. Fue el embrión del MST, al que dieron vida los líderes de aquellas ocupaciones en 1984.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de mayo de 1999