GUERRA EN YUGOSLAVIA El debate en EE UU

EEUU envía otros 10 bombarderos B-52 para intensificar los ataques

El Pentágono alertó ayer a las tripulaciones de 10 bombarderos pesados B-52 con base en Estados Unidos para que estén listos para incorporarse de inmediato a la campaña contra Yugoslavia, según William Cohen, secretario de Defensa. "Vamos a intensificar la campaña aérea, vamos a atacar más horas, más objetivos y desde más direcciones", declaró. Los B-52 se añadirán a los que ya operan desde la base de Fairford, en Reino Unido y arrojarán bombas no dirigidas por satélite contra tropas serbias, según fuentes del Pentágono.

Más información

Cohen señaló que el despliegue de esa decena de B-52 se inscribe en la incorporación a la campaña de un total de 300 aviones norteamericanos decidida el pasado día 13. Washington respondió así a una petición del general Wesley Clark, comandante supremo de las fuerzas de la OTAN en Europa, para añadir más potencial aéreo norteamericano al combate contra Yugoslavia. El Pentágono confirmó entonces que los 300 aparatos adicionales que paulatinamente iban a ser enviados a Europa incluyen bombarderos, aviones de caza, aparatos de abastecimiento y de apoyo. Para acompañar ese despliegue, Bill Clinton ha ordenado la movilización de 33.000 reservistas.

Con el envío a Europa de los 10 bombarderos B-52, EE UU casi dobla el número de este tipo de aparatos en la Operación Fuerza Aliada. Actualmente, 14 B-52 participan en los bombardeos de Yugoslavia desde la base de Fairford, en Reino Unido, aunque el Pentágono no confirma oficialmente esa cifra.

Los B-52, que tienen más de tres décadas de antigüedad y participaron en la guerra de Vietnam, figuran entre los más veteranos aviones de guerra de las Fuerzas Armadas de EEUU. Son capaces de volar a más de 15.000 metros de altura y transportan todo tipo de bombas y de misiles de largo alcance del arsenal estadounidense.

Pero, según señaló ayer el Pentágono, los diez B-52 adicionales harán algo que no han hecho hasta ahora los que ya operan desde Fairford. Estos últimos, desde el primer día de la campaña de la Alianza Atlántica, lanzan misiles de crucero guiados a través de satélites contra objetivos estratégicos serbios como comunicaciones, puentes, líneas de abastecimiento, vehículos blindados, edificios gubernamentales y aeropuertos. Los nuevos B-52 arrojarán bombas de acero contra tropas serbias.

Cohen también advirtió ayer que los buques de cualquier país que transporten petróleo a Serbia en contra del embargo decretado por la Unión Europea y la OTAN, se enfrentarán a "serias consecuencias". "El uso de la fuerza será una opción", añadió, adelantando que los buques de guerra de la OTAN podrían actuar contra los violadores del embargo.

Rusia ha declarado que no acepta este embargo. Cohen no mencionó ayer a Rusia, que ha declarado que no acepta este embargo, pero declaró: "Cualquier tercer país que parezca violar la posición de la Unión Europea y la OTAN corre el riesgo de una reacción económica y política, y también posiblemente militar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0029, 29 de abril de 1999.

Lo más visto en...

Top 50