Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Causas de la desaparición del fitoplancton

El plancton fotosintético o fitoplancton es la base de las cadenas alimentarias marinas y juega un papel esencial en los ciclos de varios elementos, entre los cuales destaca el carbono por sus implicaciones en los procesos de cambio climático. Por ello, las grandes pérdidas en las poblaciones de los organismos que lo forman son cruciales. Hasta ahora se atribuían estas pérdidas exclusivamente a procesos de sedimentación o a la depredación ejercida por el zooplancton (animales marinos microscópicos). Sin embargo, científicos españoles del Centro de Estudios Avanzados de Blanes (CSIC), liderados por Susana Agustí y que han trabajado en el buque oceanográfico Hespérides, han descubierto que también se producen grandes mortandades por causas ambientales, como los rayos ultravioleta solares (e incluso parte de la radiación visible) o la baja concentración de nutrientes, así como por infecciones virales, envejecimiento y muerte celular programada o apoptosis.

Los organismos afectados por estos procesos, que suelen consistir en una o unas pocas células, sufren la lisis o rotura de éstas, disolviéndose su contenido en el mar, lo que modifica las concentraciones y altera los ciclos de ciertos elementos. "El carbono disuelto puede ser consumido por las bacterias y devuelto a la atmósfera como dióxido de carbono (CO2) en pocos días", dice Agustí. En cambio, en los procesos de sedimentación, el carbono queda almacenado en el fondo del mar. La disminución de fitoplancton reduce además el efecto sumidero que la fotosíntesis marina tiene para el CO2 atmosférico.

La desaparición masiva de fitoplancton supone además la disminución del alimento disponible para el zooplancton, lo que repercute a su vez en todos los demás organismos marinos, reduciendo la productividad de los océanos. El trabajo del equipo de Agustí fue publicado el pasado mes de diciembre en la revista Limnology and Oceanography.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de abril de 1999