Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

ATRAPADO EN UN CONTENEDOR DE PILAS

José Luis López Vázquez quedó encerrado en una cabina telefónica, según la multipremiada película de Antonio Mercero y, como todo es posible, un joven gijonés, Iván Suárez Ferrera, en una situación no menos angustiosa, precisó el concurso de los bomberos de la ciudad para ser liberado tras permanecer atrapado durante más de una hora por el dedo índice en un contenedor de pilas usadas en medio de la vía pública. El bombero Jesús Ferrera asegura que el joven atrapado "estaba tieso de susto". Pero la llegada de la brigada de bomberos apenas sirvió de alivio. Tras un esperanzador intento de intervención, el benemérito cuerpo cosechó el mismo rotundo fracaso. "Ni para adelante ni para atrás. Ni para un lado ni para otro. El dedo no salía e Iván seguía enganchado al depósito de reciclado", declaró Jesús Ferrera al diario La Nueva España. Los bomberos optaron por solicitar a los viandantes que buscaran hielo o jabón en los bares nocturnos de la zona. Fue el detergente el que obró el milagro. "Metí el brazo desde abajo para untar el dedo de Iván con jabón mediante una jeringuilla. Así logramos soltarlo", explicó el bombero.- ,

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de abril de 1999