Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno aprobará un decreto que dará el título de especialista a más de 3.000 médicos sin formación MIR

El Consejo de Ministros aprobará en las próximas semanas un sistema excepcional de acceso al título de especialista para aquellos médicos que se hayan licenciado antes de 1995 y que no pudieron formarse como internos residentes (MIR). El Ministerio de Sanidad tiene listo un proyecto de real decreto que recibirá el visto bueno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud del próximo día 12, al que llega muy consensuado con las comunidades autónomas, según el ministerio. Sanidad prevé que presenten la solicitud unos 10.000 médicos, pero calcula que no serán más de 3.000 los que se lleguen a beneficiar. El Colegio de Médicos de Cataluña eleva la cifra a 4.000.El proyecto legislativo estipula que podrán acceder al título de especialista aquellos médicos que certifiquen un ejercicio profesional "durante un periodo mínimo equivalente al 150% del tiempo establecido para la formación en la especialidad de que se trate". Esto quiere decir que si un MIR dedica cuatro años para conseguir, por ejemplo, la especialidad en oftalmología, los médicos licenciados antes de 1995 no residentes deberán acreditar una experiencia de seis años. Esta práctica médica deberá haber sido realizada en centros sanitarios públicos, colaboradores o concertados con el Sistema Nacional de Salud, así como en centros acreditados para la docencia.

Para evaluar los historiales profesional y formativos, los ministerios de Educación y Sanidad crearán tribunales por especialidad que revisarán las pruebas presentadas por los médicos aspirantes, los cuales defenderán su currículo de manera oral ante el tribunal respectivo. Los no aptos tendrán una segunda oportunidad y se someterán a una prueba con diversos casos prácticos. Educación y Sanidad se reservan la posibilidad de solicitar un informe a la Comisión Nacional de la Especialidad, organismo que habitualmente ya ejerce tareas consultivas.

El Gobierno busca dar salida así a una gran cantidad de médicos que se licenciaron en las masificadas aulas de los años ochenta y que no pudieron acceder a una plaza de MIR. Los socialistas están de acuerdo con el Gobierno del PP en solucionar el problema, pero advierten de que la inclusión de médicos provenientes del sector privado "puede crear un coladero difícil de controlar", señaló el senador del PSOE Josep Coromines.

Más reticentes son los médicos residentes, que consideran rotas las garantías de homologación a nivel europeo. Sin embargo, Emilia Sánchez, subdirectora general de Formación del Ministerio de Sanidad, afirma: "Tenemos el visto de la UE para tirar adelante este proceso".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de abril de 1999