Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SEMANA SANTA 99

Medio Ambiente lanza una campaña para proteger las fanerógamas del litoral andaluz

Las praderas de posidonias del litoral andaluz han experimentado una "drástica" reducción debido a los vertidos costeros, la práctica de la pesca de arrastre o las construcciones del litoral, según el presidente del Aula del Mar de Málaga, Juan Antonio López Jaime. La alteración del movimiento de arena en la costa afecta sensiblemente a los núcleos de fanerógamas marinas, que poseen un papel destacado a la hora de conservar el medio porque cobijan a multitud de especies y fijan el perfil de las playas al retener arena. La Consejería de Medio Ambiente, en colaboración con el Aula del Mar de Málaga, ha puesto en marcha una campaña de concienciación y sensibilización sobre la importancia de las praderas de posidonias marinas, su valor ecológico y su localización en el litoral andaluz. Los grandes fondos se encuentran repartidos en áreas del Parque Nacional de Doñana, Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar (Almería) y junto a los acantilados de Maro-Cerro Gordo, en las provincias de Málaga y Granada. El director general de Participación Ciudadana y Servicios Ambientales, Enrique Salvo, destacó ayer que Andalucía es el territorio español con más espacios protegidos de posidonias. El Gobierno andaluz prevé declarar en breve un fondo marino como monumento para ampliar su protección. Salvo no concretó la zona que se incluirá en esta figura de conservación. La campaña diseñada por la Consejería de Medio Ambiente, bajo el lema Un mar de vida: Cuídalo, se distribuirá entre colectivos relacionados con el mar y la población en general, a través de carteles, vídeos informativos y el libro Praderas fanerógamas marinas en el litoral andaluz, que ha realizado un equipo del Aula del Mar de Málaga. El biólogo Juan Jesús Martín destacó la importancia de estas plantas como "fábricas de oxígeno de nuestros fondos marinos" y "guardería de muchas especies". Las posidonias generan 10 litros de oxígeno por metro cuadrado, según el biólogo, y sirven de alimento a la fauna. Martín lamentó que la presencia en el litoral andaluz se reduzca "tan sólo a pequeños reductos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de abril de 1999