Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CUENTA ATRÁS EN KOSOVO

La amenaza de los misiles Sam y de los Mig-29

, Los 14 cazas Mig-29, ocho baterías fijas y 60 sistemas móviles Sam de defensa antiaérea de las Fuerzas Armadas de Yugoslavia constituyen el mayor quebradero de cabeza para la aviación de la OTAN si se da la orden de bombardear Serbia. Todas las noches, desde hace meses, la televisión serbia pasa, antes y durante el telediario, imágenes del Ejército de Yugoslavia en su visión más idílica, por montañas nevadas y puestas de sol en el mar, además de bailes de cadetes. Todo ello acompañado de una canción patriótica. Un elemento repetido son los vuelos espectaculares de los Mig-29, orgullo de la Fuerza Aérea. Expertos informaron a este periódico que los 14 Mig-29 los recibió Yugoslavia de Rusia como pago en especie por una vieja deuda comercial contraída en tiempos de la desaparecida Unión Soviética. Hoy día, esos Mig-29 son la fuente de preocupación para los cazas y bombarderos de la OTAN si llegan a emplearse. El resto de los 240 aviones de la Fuerza Aérea de Yugoslavia se considera material bastante obsoleto.La segunda fuente de inquietud para los aviones de la OTAN procede de las ocho baterías fijas y 60 unidades móviles de defensa antiaérea. Sin duda, éstos serán los primeros objetivos de los posibles bombardeos de la OTAN: destruir la posibilidad de defensa antiaérea. El Instituto Internacional de Estudios Estratégicos de Londres estima en 16.700 los efectivos humanos de la Fuerza Aérea de Yugoslavia, de los que 3.000 son soldados de reemplazo. El Ejército de Tierra cuenta con unos 90.000 efectivos, 37.000 de reclutamiento. La Marina tiene 7.200, de los que 3.000 son reclutados y 900 son marines. El total de hombres de las tres armas es, pues, de 113.900.

En estos días se ha pospuesto un mes el licenciamiento de los soldados de reemplazo y se ha iniciado un llamamiento a reservistas, que en muchos casos se resisten a presentarse. En algunas ciudades se han producido incidentes con padres que protestaban por la escasa calidad del material entregado y las malas condiciones de los cuarteles. En las protestas se repetía con frecuencia la exigencia de que se lleve a filas a los funcionarios políticos y al hijo del presidente Slobodan Milosevic, Marko. El potencial de reservistas, en caso necesario, asciende a 400.000 hombres.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de marzo de 1999