Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Soto, Gil y Torres

Si es cierto que un prestigiado político italiano juzgaba a los políticos españoles con un "falta de finura", qué juicio podría emitir de los periodistas de EL PAÍS si los juzgara por la columna Hundir Venecia, de Juvenal Soto. Decía en su columna el señor Soto: "Veintitantos años después de aquellas algaradas del café con leche de El Suizo, uno -o sea, yo- comienza a preguntarse por qué los hombres engendraron a tipos como Jesús Gil y Torres Hurtado sin que la naturaleza lo impidiese por medio de un cataclismo universal". Y terminaba "si vuelvo a los años de Granada, sé que Gil y Torres Hurtado no son lobos para el hombre, ¿y entonces? ¡Ah!, sí: dos moscas en mitad de una misma mierda". Aunque obviemos, y ya es obviar, la elevación que por equiparación hace del señor Gil -político con actitudes fascistas- del señor Torres Hurtado -político de derechas-en-camino-al-centro-, el análisis de ajuste fino que expresa el señor Soto no es cosa del café con leche del añorado café Suizo granadino; este café tiene más mala leche. Desde un compromiso político personal opuesto al del señor Torres Hurtado, pediría a los que escriben de política que dejen el lenguaje bronco -¿soez?- a los políticos que, al menos, tienen la disculpa del apasionamiento y la necesidad de rapidez en la respuesta, y se esfuercen en aportar algo de mesura y sosiego al debate político, que buena falta está haciendo. La columna no tiene fecha ni data. De haberla querido datar está claro que no lo podría haber hecho en Florencia; debería haberse fechado en Nápoles.- José Luis García Raya. Granada.

Respuesta al Pasoc

Si hace algún tiempo hubiese leído la carta del señor Cantero publicada en EL PAÍS (19-3-99) me hubiese sorprendido: me costaría entender sus siglas, Pasoc; si fuese el 28 de diciembre creería que se trataba de una inocentada. Pero ya se sabe que por la boca muere el pez y estamos muy acostumbrados a que la izquierda real se quede en la orilla junto a los sectores más reaccionarios, en este caso junto al CSIF, que defiende intereses muy concretos, corporativos, y muy alejados del principio de solidaridad por el que abogan los progresistas. Por otro lado, demuestra su ignorancia al no tener conocimiento de las sentencias que respecto del personal interino de otras comunidades autónomas ha dictado el Tribunal Constitucional declarando la constitucionalidad de pruebas como las paralizadas por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía. Olvida usted que nuestra comunidad alberga el mayor número de parados y que defiende mandar a 3.500 más. Permita un consejo: luche por la estabilidad laboral, la reducción a 35 horas, el reparto del trabajo, pero no use medidas exterminadoras. No creo que nadie en su sano juicio sea capaz de sostener las ideas expresadas por usted; su discurso trasnochado y cruel con los interinos merece una fuerte pitada, un abucheo colectivo y arrojarle su propio improperio a la cara. La libertad sólo existe en el respeto a los demás.- María José Fernández Tirado y 17 firmas más de interinos en Medio Ambiente. Cádiz.

Gibraleón sin 28-F

En Gibraleón no se celebró el día de nuestra comunidad, el Día de Andalucía. Sin embargo, estimo que los poderes más cercanos al ciudadano tienen la obligación moral de crear las condiciones para informar, afianzar y formar la conciencia del pueblo como solución a nuestros atrasos y males seculares. Nadie duda que nuestra tierra tiene condiciones y potencial para salir de la actual situación: 3.000 horas de sol, más de 800 kilómetros de variada costa, infraestructura turística de calidad, estación de esquí, patrimonio histórico envidiable, red de comunicaciones aceptable, parques tecnológicos y temáticos, olivar inmejorable, marcos vinateros, agricultura intensiva, tres cuencas fluviales, universidades, sanidad y administración propias, etcétera. Todo ello es una realidad aunque, por contra y lamentablemente, en nuestro diferencial respecto a Europa no se vislumbra reducción. ¿Cuáles pueden ser las causas? Puede ser que: no se aprecia, antes al contrario, mejora en la negociación en defensa de nuestra producción básica en productos como hortalizas, aceite, vid, lácteos, pesca.La industria tradicional se desmantela. La minería se está extinguiendo. La pesca se esquilma sin caladeros a medio plazo. Somos la comunidad con mayor número de parados con una imagen, posiblemente falsa, de subsidiaridad; poseyendo el "título" de ser los últimos en desarrollo industrial. En los despachos de Madrid existe un agravio interesado con otras comunidades del Estado. Por ejemplo, no se reconocen los 383.715 nuevos andaluces, perjudicando la financiación autonómica y, por otro lado, el mecanismo reglador para la nivelación de servicios, llamado deuda histórica, se incumple. A pesar de todo, aún esperamos impasibles que lleguen los resultados de aquello que se consiguió aplicando el "andaluces levantaos" hace 19 años. A casi un quinto de siglo de aquello, queda todavía mucho por hacer, sobre todo en impulsar la toma de conciencia colectiva como pueblo Sin embargo, el equipo de gobierno de Gibraleón, por sus hechos, creo que no lo sabe.- Silvestre Ramírez Delgado. Gibraleón (Cádiz).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de marzo de 1999

Más información