Bruselas permite a Industria ayudas de 855 millones de euros para la reconversión naval

La Comisión Europea aprobó ayer la prórroga solicitada por el Gobierno español para seguir concediendo ayudas públicas al sector naval. Bruselas, que fijó el 1 de enero de 1999 como fecha límite para apoyar con ayudas oficiales la reconversión del sector, ha autorizado un nuevo régimen de subvenciones para el periodo 1999-2003 por una cantidad anual de 28.400 millones de pesetas. Al final del periodo la cantidad rondará 142.260 millones de pesetas, 855 millones de euros. Las ayudas podrán destinarse a cierre de astilleros, ajuste de plantillas o investigación.

A principios de este mes, la Comisión había presentado un informe en el que concluía que "habrá que vigilar que se cumplan las promesas del Gobierno español de no conceder más ayudas a los astilleros". En ese informe, Bruselas constató que las pérdidas de los astilleros públicos españoles fueron en 1998 de 21.293 millones de pesetas, cuando deberían haber sido eliminadas a finales de ese ejercicio.En junio de 1997, Bruselas había autorizado al Ministerio de Industria la concesión de ayudas a los astilleros públicos por valor de 229.000 millones de pesetas con la condición de que alcanzaran su viabilidad antes del final de 1998. La Comisión, que investiga para esclarecer la legalidad de créditos fiscales al naval en 1997 y 1998 por 18.451 millones de pesetas, se propuso en 1997 terminar con la política de ayudas públicas y abrir una nueva fase en la reconversión naval el 1 de enero de 1999.

Cambio de actitud

El Ejecutivo comunitario revisó hace unos días su informe sobre las ayudas en España y ayer cambió definitivamente de opinión. Mediante carta enviada al Gobierno español, informó que los cambios que Industria se proponía introducir en el régimen de ayudas español "es compatible con el Tratado de la CE".

La prórroga del régimen de ayudas había sido solicitada por España el 1 de diciembre de 1998 y se justificó en la necesidad de seguir apoyando al naval, que según Plan de Estratégico de Competitividad recibió ayudas por 200.000 millones de pesetas en el periodo 1995-1998.

Las ayudas podrán destinarse al cierre, la reestructuración y la inversión para la innovación, y podrán ser de carácter regional, dedicarse a la investigación o para adoptar medidas de protección del medio ambiente. Según la carta de la Comisión, se espera que el gasto ascienda en 1999 a 28.400 millones de pesetas (unos 171 millones de euros). "El nivel de gasto en los años siguientes dependerá de la disponibilidad de recursos presupuestarios, si bien se espera que sean cifras similares a las anteriores", añade. En el periodo 1999-2003, las ayudas alcanzarán un monto aproximado de 142.260 millones.

Por otro lado, la patronal europea del sector naval (CESA) ha enviado una comunicación a la Comisión Europea en la que reclama medidas para hacer frente a la "competencia desleal" de Corea del Sur, que ha provocado la caída de los precios, informó ayer José Esteban Pérez, secretario general de CESA. La patronal pide un acuerdo internacional que regule el mercado y que deberían suscribir los países que acaparan la producción mundial de barcos: Japón (40%), Corea del Sur (30%) y la Unión Europea (20%), además de otros países como EEUU y China.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 17 de marzo de 1999.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50