Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La huella creciente

El número de viviendas que AENA tendrá que insonorizar como consecuencia de las obras de ampliación de Barajas se eleva día a día. Los primeros cálculos oficiales cifraron en 3.100 las casas que debían ser insonorizadas. Pero los cálculos de AENA nunca fueron aceptados por el Ministerio de Medio Ambiente, que consideró que no se habían realizado con "suficiente rigor".Medio Ambiente impuso como condición para dar su visto bueno definitivo a la tercera pista -inaugurada el pasado 4 de noviembre- que se elaborase una nueva huella sonora, documento que refleja las zonas afectadas por el despegue y aterrizaje de aviones. Pero en esta ocasión, AENA debía elaborar los cálculos con el Consejo Superior de Investigaciones Científicas y el CEDEX (departamento de Fomento especializado en impactos acústicos). Se les dio un plazo de seis meses, que acaban el próximo día 4.

Según fuentes de AENA, el estudio está a punto de terminarse. Sus conclusiones, según estas fuentes, son que será necesario insonorizar otras 700 casas más. "Y no porque la primera huella estuviera mal realizada, sino porque ahora se ha tenido en cuenta una nueva variable consistente en insonorizar todos los bloques de viviendas que tengan más de tres casas afectadas". Esta medida incide sobre todo en viviendas situadas en el barrio madrileño de la Alameda de Osuna y el de Las dos Castillas, en Torrejón de Ardoz.

Pero el ministro de Fomento, Rafael Arias-Salgado, anunció el pasado 16 de febrero que Barajas tendrá definitivamente cuatro pistas. Esta nueva ampliación obliga a realizar otra huella sonora. Sin embargo, según AENA, como las dos nuevas pistas se ubicarán próximas a zonas despobladas, "el impacto sonoro aumentará poco". Aun así, Fomento considera que otras 800 familias más se verán afectadas por el ruido. Estas viviendas se sitúan en Mejorada y Paracuellos. En total, según Fomento, el plan de aislamiento acústico afectará a 5.000 casas, casi 2.000 más de las anunciadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de marzo de 1999