Entrevista:Strobe Talbott Secretario de Estado adjunto de EE UU

"La defensa europea tiene que ser en la OTAN y de la OTAN"

Strobe Talbott, secretario de Estado adjunto de Estados Unidos desde 1994, se ha visto en muchas ocasiones al frente de la diplomacia norteamericana, tanto por los viajes de la titular de esa cartera, Madeleine Albright, como por la confianza personal que el presidente Bill Clinton tiene depositada en él. Ambos son amigos desde los tiempos en que compartieron aula en la Universidad de Oxford. Talbott, de 52 años, estaba al frente del ministerio, por ejemplo, la pasada semana, cuando tuvo que escuchar las protestas telefónicas del ministro alemán de Exteriores, Joschka Fischer, por la ejecución de dos ciudadanos alemanes en Arizona. Ahora está al frente de la preparación, el 23 de abril en Washington, de la próxima cumbre de la OTAN, que se presenta vital para decidir el futuro de esa organización. Ése ha sido el objetivo principal de su visita a España esta semana.Pregunta. ¿Cómo ve usted el deseo manifestado en Europa de dotarse de su propio sistema de defensa?

Respuesta. Creemos que sería bueno para todos que, dentro de la OTAN, existiera una fuerza europea con capacidad para hacer frente a las amenazas a la seguridad europea de una forma más rápida de lo que ha ocurrido en el pasado. Creemos que, como aliados, podemos estar orgullosos de lo que hemos hecho en Bosnia y de lo que nos preparamos para hacer en Kosovo. Pero nadie puede negar que podríamos haberlo hecho antes. Tenemos que actuar antes para evitar que el fuego se extienda. Creemos que es importante -y sobre eso hemos expresado nuestra preocupación- que la Identidad Europea de Seguridad y Defensa se desarrolle de una manera que preserve los lazos esenciales entre Norteamérica y Europa. Éste es, por cierto, un punto en el que hay completo acuerdo entre EE UU y España. Otra de nuestras preocupaciones es que la defensa europea respete los intereses de los países europeos que no forman parte de la Unión Europea. Si se tienen en cuenta esas dos preocupaciones, nosotros estamos a favor de una defensa europea. P. Entonces, EE UU ve la defensa europea sólo como parte de la OTAN.

R. Sí, creemos que un sistema de defensa europeo tiene que estar en la OTAN y ser de la OTAN. No creemos que sea una buena idea que nazca al margen de la OTAN y crezca de forma independiente.

P. Su visita se ha visto también relacionada con la intención de EE UU de ampliar la base de Rota. ¿Ha habido algún acuerdo sobre eso?

R. Éste es un asunto extremadamente importante en la relación entre España y EE UU. España es un aliado estratégico muy importante y, en ese contexto, las bases son muy valiosas para ambos países. Conforme a lo que hemos oído, estamos trabajando en una propuesta. No quiero descender a los detalles porque todavía están pendientes de estudio y de discusión por los dos Gobiernos.

P. ¿Esa propuesta va a incluir la ampliación del aeropuerto para que sea utilizado por bombarderos B-52?

R. En los últimos años hemos visto acontecimientos, particularmente en el Golfo, en los que es preciso mover grandes equipos rápidamente.

P. ¿Se ha convertido España en un aliado más importante desde que el resto de los grandes países de Europa están gobernados por la izquierda?

R. Lo que hace a España un aliado tan importante es mucho más profundo y duradero que la composición cambiante de los Gobiernos.

P. Pero lo cierto es que hoy están en posiciones de Gobierno en Europa algunos que antes eran enemigos de EE UU

R. No puedo pensar en nadie que merezca el calificativo de antiguo enemigo de EE UU.

P. Sí hay, al menos, algunos que en el pasado se manifestaban en las calles contra la presencia norteamericana.

R. Creo que podemos estar felices de tener actualmente amigos probados de EE UU en todos los países de Europa. Y le digo esto después de haber llegado a Madrid procedente de Roma. Estamos viviendo una época de gran evolución en el pensamiento de las personas, incluidas personas que hoy ocupan posiciones de Gobierno. El presidente Clinton tiene un gran aliado en el canciller Schröder y la secretaria Albright tiene un gran aliado en el ministro Fischer. La gente cambia. Por cierto, nos sentimos muy afortunados de tener un secretario general de la OTAN como Solana, y él también ha cambiado de forma interesante. Yo también he cambiado bastante.

P. En los últimos días ha habido casos, como las ejecuciones de Arizona o la absolución del responsable de la tragedia del teleférico en Italia, que han sacado a la luz cierto antiamericanismo en Europa. ¿Cree que se trata de un fenómeno preocupante?

R. EE UU está en Europa por dos razones. Una es porque creemos que es lo adecuado. La segunda es porque todos nuestros aliados creen que es necesario. Si una de esas dos condiciones desaparece no estaremos aquí más.

P. Pero eso no evita que los europeos no entiendan ciertas cosas que ocurren en Estados Unidos.

R. Usted se refiere a la combinación de unos sucesos que, vistos desde este lado del Atlántico, sirven para establecer un modelo que es injustificado e injusto. El caso de Italia es el de un terrible desastre, un accidente por el que el propio presidente de EE UU ha asumido la responsabilidad en nombre en toda la nación. Hay, por cierto, un proceso judicial que continúa.

P. Me refiero también a la pena de muerte.

R. EE UU sigue teniendo la pena capital. Eso es parte de nuestra Constitución y también es objeto de debate en nuestro país. El ministro Fischer me llamó por teléfono dos veces, y yo le dije que comprendía su sentimiento y el de otros ciudadanos alemanes, pero que esperaba que, así como nosotros respetamos la Constitución, la democracia y la justicia alemanas, creía que nuestro sistema de justicia merece el respeto de todos.

P. ¿Ve usted inevitable una intervención de la OTAN en Kosovo?

R. En cierto sentido, la implicación de la OTAN en Kosovo es altamente deseable. Confiamos en que la próxima conferencia de paz concluya en un acuerdo que obligaría a su verificación por parte de la OTAN. Hasta el momento, ninguno de los bandos ha aceptado el acuerdo, pero si el bando albanés acepta el acuerdo y los serbios no, entonces éstos tendrán que hacer frente a una seria amenaza de ataques aéreos por parte de la OTAN.

P. ¿Ve usted un peligro de un nuevo conflicto en Bosnia?

R. No se pueden descartar incidentes en Bosnia, pero creo que Westendorp está haciendo un buen trabajo y que la situación está por ahora bajo control.

P. ¿Es posible la paz en los Balcanes con Milosevic?

R. Depende de él que la respuesta sea sí.

P. ¿Sigue Yeltsin al frente del poder en Rusia de forma efectiva?

R. Por supuesto. Tenemos abundantes pruebas de que Borís Yeltsin es de verdad el presidente de Rusia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 10 de marzo de 1999.

Lo más visto en...

Top 50