LA LIDIA - FERIA DE CASTELLÓN

Todos contentos

Contentos los rejoneadores, sobre todo Andy Cartagena y Fermín Bohórquez, porque salieron a la grupa, pero de los capitalistas. Se sentaban, estos últimos, cerca de este cronista, que pudo escuchar lo mucho que se esmeran en pedir orejas. Casi tanto como el público. La diferencia es que estos pillos viven de eso; de sacar toreros a hombros. Y el público, siempre respetable, también salía contento y divertido. Claro que espectadora hubo a la que le dio tal susto el primer toro al saltar al callejón que los de la Cruz Roja hubieron de llevársela. Pero una golondrina no hace primavera y el público quería espectáculo. Y eso le dieron. Claro que unos lo dieron más que otros.Bohórquez clavó con acierto banderillas. Templó con las largas y estuvo fácil con la cortas. Mató fatal, y perdió los trofeos.

Espartales / Cuatro rejoneadores

Toros despuntados para rejoneo de Los Espartales. Destacaron 3º, 4º y 5º. Fermín Bohórquez: ovación. Pablo Hermoso de Mendoza: oreja. Paco Ojeda: oreja. Andy Cartagena: oreja. Por colleras.- Cartagena-Bohórquez: dos orejas; salieron por la puerta grande. Hermoso-Ojeda: silencio. Plaza de Castellón, 10 de marzo. 4ª corrida de Feria. Tres cuartos de entrada.

Hermoso fue el que más dulcemente trató sus monturas. Muy templado clavó en terrenos comprometidos, pero estuvo anodino incluso con Cagancho.

Ojeda no tuvo su tarde y los rejones de recibo se fueron muy bajos. Sólo los quiebros en banderillas salvaron su actuación. Eso y que estuvo bullidor y haciendo muchas millas. A dos manos arriesgó.

Lo mejor: el rejonazo fulminante que le valió una oreja.

Cartagena ofreció repertorio de cabriolas y quiebros. Destacó en un par de banderillas yéndose a galope hacia el toro desde el otro extremo del anillo. No olvidó la suerte del violín. Tenía mucho ganado y aunque el de muerte cayó bajo y trasero se ganó una oreja.

Se sacó la espina en las colleras junto a Bohórquez, aunque con las cortas metieron al toro en un torbellino de hierro. Algo parecido, con peor suerte, hicieron Hermoso y Ojeda pero el de Estella toreaba y Ojeda daba carreras. Al sexto lo acobardaron de tal forma que hasta les faltó sitio para meter el rejón definitivo. Y les valió salir a pie del coso, con cerrada ovación de un público contento y divertido. De eso se trataba, ¿no?

Sanción por afeitado

El ganadero Joaquín Núñez ha sido sancionado con dos millones de pesetas y un mes de suspensión por el afeitado de uno de los toros que lidió en la feria de Sevilla de 1997, informa Efe. Este ganadero es reincidente ya que en 1994 fue multado con tres millones de pesetas y dos meses de suspensión por el afeitado de otro de sus toros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 10 de marzo de 1999.