_
_
_
_

Cuatro ediles del PP dimiten por el caso de las licencias ilegales de Brunete

Cuatro de los cinco ediles del PP de Brunete (5.000 habitantes) abandonarán el cargo de forma voluntaria, según confirmó la portavoz del grupo popular, Concepción Iglesias, que dejará su acta de concejal. El único representante del PP que se mantiene es el ex alcalde Aquilino González.El motivo de la dimisión en masa de los concejales del PP, según Iglesias, es la imputación del fiscal contra ocho ediles de la corporación, entre los que figuran el actual alcalde, Julio Fernández, de la Agrupación Independiente de Brunete (AIB), y el ex alcalde Aquilino González, del PP, así como uno de los cuatro ediles del PP que van a dimitir. El fiscal les acusa de un presunto delito urbanístico, concretamente el de haber concedido cientos de licencias de construcción en el pueblo con un plan general, el de 1986, nunca aprobado por el Gobierno regional y, por tanto, inexistente. Según la acusación pública, una buena parte de la ampliación de Brunete se ha levantado sobre suelo rústico o zonas verdes.

Los dirigentes regionales del PP han nombrado una junta gestora para sustituir a la directiva local y trazar las nuevas líneas del grupo. "Esta nueva junta gestora ha ordenado que González permanezca en el cargo", señaló ayer Iglesias. "Con el regreso de Aquilino, el PP, que giraba al centro, gira radicalmente hacia el sector más radical", añade Iglesias, que había sido descartada hace semanas por el PP como candidata a las elecciones.

Coherencia política

Iglesias explicó ayer que en breve se reunirá la junta directiva local del partido. "Y será entonces cuando comunicaremos de forma oficial nuestra dimisión", aclaró. "Voy a dimitir por coherencia política, por respeto a los vecinos de Brunete y porque no me parece bien sentarme junto a un edil que está imputado por un presunto delito", explicó. "La dimisión es una situación tremendamente dolorosa. Sé que en España no es normal que se tome esta decisión, pero nosotros lo hemos hecho", concluyó Iglesias.Por otra parte, el PSOE se desmarcó ayer de las acusaciones de haber recalificado terrenos no urbanizables. Juan Antonio Turreno, concejal socialista, manifestó que nunca apoyó la recalificación de zonas verdes o no urbanizables, y que las presuntas anomalías que se le imputan "podrían afectar a cuestiones puramente técnicas, tales como la volumetría, salientes o fondos máximos". El edil destacó que los expedientes "fueron siempre informados favorablemente por el servicio arquitectónico municipal en cuanto a la viabilidad técnica de los proyectos".

Turrero negó también, tal y como había afirmado el alcalde el día anterior, que "la mayoría de las viviendas construidas en el término municipal se asiente sobre suelo verde o no urbanizable". Según el edil, "no superan, en ningún caso, el número de cuatro, todas ellas concedidas por el actual alcalde y el equipo del PP en la anterior legislatura".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_