_
_
_
_

Educación incluye en su revista de medioambiente la canción "Mi agüita amarilla"

Aunque no es una revista musical los forofos del grupo Los Toreros Muertos pueden estar contentos. El último número Aula Verde -la publicación que elaboran las Consejerías de Medio Ambiente y Educación para su difusión en los centros de enseñanza- que estuvo dedicada al agua, incluye entre uno de los muchos ejercicios para concienciar a los niños de la importancia de "este bien insustituible", la canción Mi agüita amarilla. Al son de "Y creo que he bebido más de cuarenta cervezas hoy, y creo que tendré que expulsarlas fuera de mí", los escolares han tenido la oportunidad, o al menos así lo contempla la revista, de hacer un esquema o dibujo del recorrido del "líquido de la canción". No es díficil. La canción da más de una pista: "El sol calienta mi agüita amarilla, la pone a cien grados, la manda para arriba (...) ¡Y empieza a diluviar!". No todos los ejercicios son tan fáciles. Los escolares deben saber "qué elementos del medio ambiente se contaminan debido al agüita amarilla" o la solución para evitar que a los ríos lleguen aguas contaminadas procedentes de las viviendas. Para ahorrar dificultades a los docentes, la revista incluye también algunas sugerencias para ellos. No deben olvidar, por ejemplo, en el ciclo del agua resaltar la importancia de las potabilizadoras.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_