Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

AOL escoge el navegador de Microsoft pese a comprar a su rival

En pleno juicio contra Microsoft se ha producido un hecho que dicha compañía cree un arma de doble filo. Se trata de que America Online (AOL), compañía que ofrece acceso a Internet y dueña ahora de la empresa Netscape y de su navegador para la red, ha anunciado, contra todo pronóstico, la renovación del contrato con Microsoft para que sus 16 millones de abonados en todo el mundo sigan empleando el navegador de Bill Gates.La decisión, aparentemente muy positiva desde el punto de vista económico para la compañía acusada, tiene una doble lectura porque, según Microsoft, es un regalo envenenado. Brad Chase, uno de los más altos ejecutivos de la empresa de Bill Gates, aseguró ayer que America Online tiene "razones políticas" para seguir apoyando el navegador de Microsoft y no el que ya le pertenece, el de Netscape. Según Chase, si AOL hubiera cambiado al navegador de Netscape, su cuota de mercado habría bajado al 30%.

Microsoft supera con creces el 50% del mercado de los navegadores. Precisamente, el Gobierno le acusa de haberlo conseguido con prácticas ilegales. Si Microsoft perdiera esa posición, las acusaciones del Gobierno perderían peso. Por eso, según Chase, la decisión de AOL es "coherente con su deseo de apoyar al Gobierno en este proceso".

No hubo amenazas

Después de cuatro meses de juicio, Microsoft ha negado una de las acusaciones fundamentales en la demanda del Departamento de Justicia y 19 Estados: amenazas a otras compañías. El tribunal ha contado con el testimonio de Daniel Rosen, director de Nuevas Tecnologías de Microsoft, que fue el más alto cargo de la empresa presente en una reunión con representantes de Netscape en la que se basa buena parte de la acusación del Gobierno.

La versión de aquel encuentro, según el departamento de Justicia, es ésta: Microsoft ofreció a Netscape un reparto (ilegal) del mercado de los navegadores de Internet. Microsoft quedaba como único fabricante de navegadores para Windows, y Netscape podía quedarse con los navegadores para los ordenadores Mac. Ante la negativa de Netscape, Microsoft emprendió prácticas empresariales ilegales destinadas a acabar con aquella compañía; de ahí habría nacido la decisión de unir su navegador de Internet al sistema Windows, otro de los fundamentos de la demanda del Gobierno.

La versión del alto cargo de Microsoft es muy distinta. Este ejecutivo asegura que aquel encuentro de junio de 1995 se celebró a petición de Netscape para debatir la posible integración de elementos del navegador de esta compañía en Windows, pero nunca para repartirse el mercado. Según Rosen, hablar de amenazas es "no entender o inventar lo que pasó". Rosen asegura que las acusaciones son "equivocadas e indignantes", y constituyen "una basura".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de febrero de 1999