Unió de Pagesos culpa a la Generalitat de perder 40.000 millones en ayudas

El sindicato Unió de Pagesos (UP) ha cifrado en unos 40.000 millones de pesetas la cantidad que los agricultores catalanes dejarán de percibir durante 1999 en concepto de ayudas comunitarias debido al escaso presupuesto del Departamento de Agricultura. El sindicato presentó ayer en Reus (Baix Camp) una campaña de movilizaciones en toda Cataluña destinada a conseguir que la Generalitat pague a los payeses las subvenciones pendientes desde 1993.

Unió de Pagesos (UP) sostiene que la agricultura catalana podría gozar este año de unas ayudas superiores a los 40.000 millones de pesetas procedentes del Ministerio de Agricultura y de los Fondos Estructurales de la Unión Europea. Estas aportaciones dependen en todos los casos de que la comunidad autónoma abone el porcentaje que le corresponde, es decir, el 25%. Debido al escaso presupuesto que el departamento que dirige Francesc Xavier Marimon destina a este apartado, la mayoría de estas subvenciones se perderán y serán abonadas a los agricultores de otros países. Las normas comunitarias establecen que la UE aporta el 50%, siempre que los gobiernos central y autonómico aporten otro tanto entre ambos. Unió de Pagesos señala la discriminación que sufren, en su opinión, los agricultores catalanes respecto a sus colegas del resto de España. Según el sindicato, las ayudas que aportan el ministerio y las diferentes comunidades al sector agrícola duplican en algunos casos las de la Generalitat. Así, mientras un payés de Aragón percibe una subvención del 44,9% de las inversiones que realiza para mejorar sus explotaciones, en Cataluña este porcentaje se reduce al 11,9%. La media española es del 41,9%. Las ayudas afectan principalmente a los planes de mejora de cultivos; a las nuevas incorporaciones de jóvenes al sector agrario; a los planes de reestructuración de cooperativas y a las asociaciones de defensa vegetal, forestal y sanitaria. Josep Suñé, coordinador de UP en la provincia de Tarragona, afirma que el Departamento de Agricultura está fuertemente hipotecado pese a haber incrementado en un 17% su presupuesto para el presente ejercicio, que asciende a unos 24.000 millones. "La mayor parte del dinero", asegura Suñé, "se destina a pagar la deuda por los incendios forestales, a las ayudas por la peste porcina y al personal funcionario, por lo que tan sólo le quedan unos 2.000 millones para subvenciones al sector agrícola". Subvenciones pendientes El sindicato iniciará próximamente una campaña de movilizaciones con el objetivo de que el Departamento de Agricultura abone a los payeses las subvenciones que adeuda desde 1993, y que UP cifra en 11.062 millones. La campaña, que se prolongará hasta las próximas elecciones autonómicas, incluye una manifestación de payeses y ganaderos catalanes el próximo día 30 en Barcelona. UP quiere conseguir que todos los partidos incluyan en sus programas electorales la necesidad de que el Parlament apruebe una ley marco sobre la orientación de la política agraria en Cataluña para adaptar el sector a las exigencias de la Agenda 2000 (supresión de aranceles).

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS