Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BOMBARDEOS EN IRAK

El mal tiempo obliga a EE UU a cancelar los vuelos sobre Irak

Washington / Bagdad

Los aviones norteamericanos y británicos que vigilan las dos zonas de exclusión aérea impuestas en el norte y sur de Irak tras la guerra del Golfo no despegaron ayer de sus bases, un día después de que una batería antiaérea iraquí disparara sobre cazas estadounidenses y éstos respondieran destruyéndola. Pero no se trata de una decisión política ni militar. Fue el mal tiempo lo que obligó a cancelar las misiones al norte del paralelo 36 y al sur del 33.

El régimen de Sadam Husein, por su parte, insistió ayer en que sus defensas lograron abatir uno de los aviones norteamericanos, hecho desmentido por el Pentágono, y advirtieron de que dispararán en el futuro contra cualquier avión que viole su espacio aéreo. "Las operaciones de vigilancia área fueron canceladas debido al tiempo", aseguró el Departamento de Defensa en un comunicado. El portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, David Leavy, fue más claro y reiteró la determinación de EEUU de proseguir con este tipo de misiones, que no cuentan con el amparo de una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, sino que fueron aprobadas por tres de los aliados (EEUU, Reino Unido y Francia) con el fin de proteger a los rebeldes kurdos y shiíes.

Leavy disipó cualquier tipo de especulación al garantizar la continuidad de los vuelos. "Nuestros pilotos tomarán las medidas necesarias para asegurar la zona tal y como lo ha ordenado el presidente [Bill Clinton]. Esta zona de exclusión evita que Sadam pueda utilizar su aviación para oprimir a su pueblo y amenazar a sus vecinos", añadió. Sin embargo el vicepresidente iraquí Taha Yasín Ramadán aseguró ayer que sus aviones estaban sobrevolando esas áreas ya que Irak no reconoce la exclusión aérea.

Por su parte, la portavoz del Ministerio de Exteriores de Francia aseguró ayer que su Gobierno no descarta reanudar los vuelos de vigilancia en esas zonas, lo que parece ser una aparente marcha atrás. En el pasado, pese a haber sido uno de los países que instauró las áreas de exclusión, Francia ha evitado participar en su vigilancia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de diciembre de 1998