Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno andaluz pedirá un pleno extraordinario si persiste el bloqueo al endeudamiento de la Junta Chaves afirma que el retraso "no tiene precedentes" y rompe las "reglas institucionales"

El Gobierno andaluz baraja la posibilidad de solicitar la celebración de un pleno extraordinario en el Parlamento autonómico, si a principios de la semana próxima el Ministerio de Economía y Hacienda no desbloquea la firma de la autorización del endeudamiento de la comunidad. Éste es el único medio de presión que tienen los socialistas para dejar aislado al PP, cuyos dirigentes regionales achacan a un problema "técnico" el permiso para emitir deuda pública por valor de 118.382 millones de pesetas en el ejercicio presupuestario de 1999. El presidente de la Junta, Manuel Chaves, elevó ayer el tono de sus críticas contra el Gobierno central por paralizar el visto bueno.

MÁS INFORMACIÓN

El endeudamiento previsto por el Ejecutivo andaluz en el proyecto de ley de Presupuestos sólo puede ser autorizado por el Gobierno central, en virtud de los acuerdos de convergencia alcanzados por ambas partes para los años 1998-2001. El pacto alcanzado en julio, aunque quedó pendiente de rúbrica, contempla la emisión de 118.382 millones de pesetas. Ese dinero, en parte, va destinado a proyectos de inversión de la comunidad autónoma y en otra, a enjugar el déficit. El bloqueo de la firma no impide el que se aprueben los presupuestos de la comunidad, aunque en el supuesto de que el ministerio cambiase la cantidad prevista, el Gobierno andaluz deberá presentar una modificación de ley. El Ejecutivo que preside Manuel Chaves se ha dado de plazo hasta mañana o pasado para ver si los contactos telefónicos y personales que han mantenido estos días el consejero de la Presidencia, Gaspar Zarrías, y el secretario general de Empleo, Manuel Pimentel, dan resultados. En caso contrario, el Gobierno andaluz, según fuentes socialistas, pedirá la celebración de un pleno extraordinario en el Parlamento regional para denunciar una situación que Manuel Chaves calificó ayer como "grave", de "ruptura de las reglas de juego institucionales" y "sin precedentes en España ni en la relación con ninguna otra comunidad". Con la sesión plenaria (que también podrían solicitar los grupos parlamentarios por mayoría absoluta), los socialistas pretenden dejar de nuevo aislado en la Cámara al Partido Popular, que deberá pronunciarse en un sentido u otro. Izquierda Unida y el Partido Andalucista (socio de coalición del PSOE) han apoyado las tesis del Gobierno andaluz en este último encontronazo y, en sus discursos teóricos, siempre han sido partidarios de un endeudamiento aún mayor del previsto por la Consejería de Economía y Hacienda. "Si la Administración central no tiene voluntad política de desbloquear el acuerdo alcanzado por ambas partes, alguna decisión vamos a adoptar, pero no nos vamos a quedar quietos", comentó Chaves, en una conferencia de prensa junto con el candidato del PSOE a la presidencia del Gobierno, José Borrell, quien también terció en la polémica: "Tan necesaria es una política de endeudamiento, como deseable que la coordinación no se utilice como un instrumento de acoso". Los socialistas no saben a qué achacar el bloqueo de la firma, más aún cuando el retraso puede afectar a la solvencia financiera de la Junta. Una de las ideas que circulan por el PSOE es que los dirigentes nacionales del PP intentan cortar el que, con fondos propios, el Gobierno andaluz acometa acciones políticas que ponen en un brete a Aznar, como la de pagar los medicamentos excluidos de la financiación pública o la de complementar al alza las pensiones no contributivas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de diciembre de 1998