El Gobierno amplía a dos años la prohibición a Telefónica para operar servicios por cable

Telefónica no podrá operar en el sector del cable durante un plazo de dos años, a contar desde la firma del contrato para cada una de las demarcaciones en que ha sido dividida España a efectos de este servicio. En el caso de las catalanas, la moratoria se extenderá hasta finales de 1999, y en las de Madrid, hasta la primera mitad del año 2000.Esta nueva situación se deriva de una medida tomada ayer por el Consejo de Ministros, que acordó prorrogar en ocho meses la moratoria de 16 fijada con anterioridad a Telefónica. La prohibición se refiere a las demarcaciones en las que el servicio está adjudicado ya a un segundo operador de cable, que son la gran mayoría. El Ministerio de Fomento explica que el plazo de 16 meses era "insuficiente para asegurar el afianzamiento de los nuevos operadores entrantes" y que la corrección es necesaria para garantizar "la existencia de una competencia efectiva en el sector". El grueso de las adjudicaciones realizadas a segundos operadores de cable ha ido a parar a consorcios constituidos bien en torno a Endesa, bien en torno a Cableuropa -según los casos- para una amplia gama de servicios audiovisuales y de telefonía.

Fomento cifra en 1,5 billones de pesetas el monto de la inversión global comprometida por los operadores de cable para los próximos 10 años. Casi un tercio de esa cantidad corresponde al plan de inversiones que Telefónica paró en 1996, cuando el Gobierno hizo aprobar otra moratoria.

Dos puntos de vista

Una vez confirmada ayer la ampliación de ese plazo de prohibición hasta los 24 meses, fuentes de Telefónica expresaron, de modo no oficial, la imposibilidad de emprender una inversión tan importante en estas condiciones, "en que la autoridad reguladora favorece a otras compañías", además de estimar que la medida se inserta en un plan más amplio. Tal como quedan las cosas, Telefónica sólo podría iniciar de inmediato los preparativos para servicios por cable en demarcaciones de las que cabe esperar baja rentabilidad: Extremadura, Castilla La Mancha, Menorca, Ibiza-Formentera, Ceuta y Melilla, porque en ellas no se ha constituido un segundo operador.Por el contrario, el gerente de la Agrupación de Operadores de Cable (AOC), Jesús Pelegrín, dijo que la prohibición fijada a Telefónica es "virtual" porque esta compañía ya ofrece, por otras vías, los servicios que el cable puede suministrar.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS