Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

50 años de arte español en la exposición de Aurelio Biosca

Fue la galería de arte madrileña más importante de la posguerra. Aurelio Biosca (Terrassa, 1908) se inició como marchante en los años treinta en Barcelona y en 1940 abrió su galería en Madrid. La exposición Aurelio Biosca y el arte español, que se exhibe en la sala Julio González del antiguo MEAC hasta el próximo 10 de enero, ofrece una visión de medio siglo de la pintura española a través de 116 obras de algunos de los artistas que pasaron por la galería.La fotografía del galerista,con un finísimo bigote y el pelo engominado muy del gusto de la época, y algunos recortes de las críticas a las exposiciones publicadas en periódicos ya desaparecidos abren la muestra en la que se exhiben obras de artistas como Benjamín Palencia, Jorge Oteiza, Antoni Tàpies, Cristino Mallo y Daniel Vázquez Díaz, entre otros.

Javier Tusell, comisario de la muestra junto con Silvia Biosca, nieta del galerista, aseguró en la inauguración de la exposición que la galería fue un órgano de difusión "de la cultura y de las artes plásticas y, de alguna manera, engendró otras galerías, puesto que por ella pasaron marchantes como Juana Mordó y Leandro Navarro".

La exposición, ordenada siguiendo las décadas en las que puede segmentar la trayectoria de la galería, es fruto de la investigación realizada en el entorno de la familia Biosca y entre los propios artistas. La mayor parte de los cuadros expuestos proceden de colecciones particulares y de los fondos de galerías y museos.

Biosca, que estuvo estrechamente relacionado con el crítico Eugenio D"Ors, sacó adelante la galería en los años de posguerra, gracias a su vinculación con un negocio de decoración y se mantuvo hasta su muerte, en 1995. "También allí, durante los años iniciales de la vida de la galería, se pudo conocer a la llamada Escuela de Madrid. Por la galería pasó también el surrealismo influido por Miró y Klee, el grupo El Paso, la abstracción e incluso el nuevo realismo". Con el paso del tiempo, reconoció Tusell, el gusto de Aurelio Biosca se fue haciendo más conservador. "Hasta los años sesenta estuvo en la primera fila, luego otros galeristas tomaron el testigo de las vanguardias".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de noviembre de 1998