Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Ría vista desde Harvard

Una imagen renovada y moderna. Bilbao se ha lanzado de lleno al reto del siglo XXI y, además de todas las transformaciones que remozan ahora la ciudad y las que seguirán retocando la cara gris de la otrora capital industrial, se abre a cualquier sugerencia que la catapulte por la estela abierta por el Museo Guggenheim. La sala de exposiciones Rekalde (Alameda de Rekalde, 30) inaugura hoy una muestra con los trabajos de 26 estudiantes del master de la Graduate School of Design de la prestigiosa Universidad de Harvard que han tomado la Ría de Bilbao y dos edificios de posible instalación en sus márgenes, un acuario y el estadio del Athletic, como punto de referencia para sus proyectos. "Se trata de ejercicios académicos, pero de tan alto nivel, que demuestran la importancia que ha adquirido Bilbao a nivel mundial", señaló ayer el arquitecto y comisario de la muestra Francisco Mangado. La exposición Los márgenes de la ría se abre con una gran maqueta de la zona, que se puede ver desde el mismo escaparate de la sala. Ya dentro, la muestra se estructura en tres zonas: una con los trabajos urbanísticos de diseño paisajístico del área de Barakaldo; otra con las maquetas del acuario y una tercera, con las del nuevo estadio de fútbol. En total son 35 maquetas, entre secciones y vistas completas, y más de 100 planos, bocetos y collages. Desde la universidad de la Costa Este ha viajado a Bilbao propuestas para siete estadios diferentes y cinco acuarios con un denominador común: explorar cómo la Ría, a través de grandes edificios, es capaz de transformar el entorno urbanístico. Los 26 alumnos, entre los que se encuentra el barcelonés Emiliano López, visitaron Bilbao para conocer el lugar donde iban a situar sus proyectos. Los trabajos debían integrarse en la realidad social, arquitectónica y paisajística de la zona. El departamento de Urbanismo de la Diputación Foral, promotor de la experiencia, les proporcionó todos los datos necesarios sobre el entorno. "Lo que aquí se muestra son soluciones arquitectónicas y de diseño para la regeneración urbana y económica del Bilbao metropolitano", explicó ayer el diputado de Urbanismo, Josu Montalbán en la presentación de la exposición, que se completa con imágenes realizadas por el arquitecto y fotógrafo vizcaíno César Azcárate (1966). Son 60 instantáneas, que serán ampliadas a partir del lunes hasta 80, de todos los aspectos de la Ría, en blanco y negro. Acuarios y estadios Francisco Mangado, que coordinó los proyectos de acuarios y estadios, destaca en unos y en otros la incorporación del agua como un elemento de juego más. "En los acuarios está muy presente el poder de la Ría", afirma Mangado. Es su agua, purificada, por supuesto, la que llena muchos de los tanques, la que corre entre pasillos y la que se aprovecha para enriquecer los diseños. Para el nuevo San Mamés se barajó una capacidad de 70.000 espectadores. Todos los arquitectos han cambiado también la imagen de la zona y han realizado maquetas lo menos agresivas posibles con el entorno urbanístico. "Los directivos del Athletic pueden sacar de aquí excelentes ideas. Y gratis", apuntó Mangado. "Además, los datos que se han generado a partir de estos trabajos le serán de utilidad a la Diputación a la hora de mejorar el entorno realmente". El comisario de la muestra explicó que el interés de Harvard ha provocado que otras tres universidades norteamericanas estén ya preparando proyectos sobre la Ría de Bilbao. "Nos han pedido la documentación que hemos acumulado. No todas las universidades pueden pagarse viajes al terreno, sólo Harvard. Para los arquitectos y urbanistas, Bilbao es un territorio virgen", afirma. Los estudiantes dispusieron de libertad al realizar los proyectos. Todos ellos ya trabajaban como arquitectos en sus países. La media de edad de estos aventajados alumnos está entre 25 y 30 años. La mayoría procedía de Estados Unidos, sobre todo en urbanismo. El precio del master ronda los 28.000 dólares al año (casi cuatro millones de pesetas). "Y además vivir", apostilla Mangado.

Mucho más que un muestrario de peces

Cinco acuarios, a cual más espectacular, se muestran en la exposición Los márgenes de la Ría. El coreano Sang-Won Lee ha ideado una especie de casco de barco al revés, con cobertura de cobre, hundido en la Ría. "El flujo del río Galindo iría dando soporte a las piscinas internas", explica Mangano. El proyecto de la australiana Michelle Cramer no sólo contiene un acuario, sino también cines, salas de exposiciones, tiendas, etcétera, relacionados con el mundo marino. Este trabajo aprovecha parte del muelle para hacer un recinto lúdico en relación con el mar y el agua. La mexicana Blanca Castañeda reinterpreta el paisaje ya existente en la Ría, los hangares, para contruir estructuras similares e integradas en la arquitectura actual. Gabriela Bojalil ha creado un edificio símbolo, como una gran caja pétrea. Realizado en marmol, el edificio se eleva por encima de la Ría, en lugar de hundirse como otros proyectos. Es un inmenso contenedor del que cuelgan grandes cubos de vidrio. "Cada arquitecto de este proyecto es de un país diferente y eso se nota. Los que nos dedicamos al tema vemos más detalles, pero hay algunos muy evidentes. Por ejemplo, se ve muy bien cuáles son de orientales porque ellos tienen la idea de un espacio más fluido", dice Mangano.

Un San Mamés no agresivo con el entorno

"Los estadios son grandes contenedores en medio de las ciudades, así que se trata de hacer un estadio que tenga características urbanas, que no sea ajeno al entorno donde se ubica". Así define el comisario de la exposición el edificio del que se presentan siete proyectos realizados por los alumnos de Harvard. Tenían que estructurar el trabajo en una doble vertiente: aportar zonas verdes al entorno (Zorrozaure) y equilibrar San Mamés con la ciudad y el paisaje. El Athletic de Bilbao se traslada al otro lado de la Ría y el único español del master, Emiliano López, crea algo semejante a una montaña artificial, con zonas verdes en sus laderas. En el centro, hendido, se encuentran el campo y las gradas. Desde fuera sólo se aprecia la cubierta del estadio y un gran parque verde alrededor. El coreano David Lee, por el contrario, no presta atención al entorno y realiza un proyecto espectacular, sobre todo en las maquetas de secciones, muy al estilo de los estadios norteamericanos, tecnológicamente muy interesante. Pero el proyecto más atractivo para Francisco Mangado es el del italiano Matteo Scagnol. "Será uno de los grandes arquitectos del futuro", apuesta. "Es un ejercicio de una sensibilidad extraordinaria que recuerda a la residencia papal de Sant Angelo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de octubre de 1998

Más información