Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La asistencia de espectadores al Festival de Cine de San Sebastián se incrementó en un 4%

El Festival Internacional de Cine de San Sebastián cerró su 46 edición con un incremento de espectadores del 4%, respecto al año anterior. En total 156.000 personas -6.500 más que en 1997- asistieron a las proyecciones programadas por el certamen en las distintas salas de la ciudad, según el gerente del festival, Mikel Olaciregui. La gran cita donostiarra con la cinematografía, que cada año acapara la atención de más cinéfilos, recaudó en taquilla 43 millones de pesetas. A la espera de cerrar las cuentas, el déficit se prevé entre 3 y 4 millones de pesetas.

El gerente del Festival Internacional de Cine de San Sebastián Mikel Olaciregi no tiene ninguna duda: "Éste ha sido un buen año para el certamen", afirma. La cifra de espectadores que han asistido a las proyecciones viene a respaldar la política de programación de este festival que lideran Olaciregui y el director, Diego Galán. El incremento de un 4% de la audiencia es una buena noticia para los responsables, en un momento en el que el festival afronta su inminente expansión, con su traslado al Kursaal. Los garantes de esta cita con el cine internacional preparan durante estos días el cierre de las cuentas. Todavía se desconoce el balance económico definitivo de la 46 edición de un certamen que ha brillado por la presencia de estrellas como John Malkovich, Anthony Hopkins o Jeanne Moureau, y por la respuesta con la que han sido acogidos los filmes por parte del público. "Por el momento no tenemos datos concluyentes", afirma Olaciregui, "pero las previsiones apuntan a que no habrá un déficit significativo. La desviación en ningún caso será seria". Y, con talante prudente, indica que probablemente habrá un desequilibrio de entre 3 y 4 millones de pesetas, lo que "supone aproximadamente un 0,5 por ciento de desviación" de un presupuesto que ronda los 650 millones. Pero sólo son previsiones. El déficit de la edición anterior del certamen, la número 45, se situó por encima de los 2.500.000 de pesetas. El nuevo reto pasa por el traslado del festival al Auditorio y Palacio de Congresos del Kursaal y el abandono del teatro Victoria Eugenia, cuartel general del certamen. Este cambio ineludible se antoja también imprescindible por el espectacular crecimiento del festival en todos los órdenes y tendrá sus repercusiones en el próximo presupuesto del Zinemaldia. "En nuestra opinión", afirma Olaciregui, "va a costar más dinero, pero todavía es prematuro hablar de eso". El festival ya ha formulado sus solicitudes de subvención, que en años precedentes apenas se han visto incrementadas por las instituciones. De hecho, desde 1991 hasta 1997 se mantuvo la misma aportación por parte de los organismos públicos involucrados en el Festival. El Ministerio de Cultura, el Gobierno vasco, la Diputación Foral de Guipúzcoa y el Ayuntamiento de San Sebastián mantuvieron durante esos años el mismo apoyo económico, de 100 millones de pesetas cada uno. En la pasada edición adecuaron sus aportaciones al incremento del IPC anual. Habrá que esperar a ver en qué se concretan las ayudas a la 47 edición del Festival de Cine de San Sebastián ahora que se enfrenta al cambio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de octubre de 1998

Más información

  • El déficit previsto por la dirección del certamen oscila entre 3 y 4 millones de pesetas