Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
RELIGIÓN

Pujol replica al Papa que los políticos no deben imponer sus creencias a la sociedad

Juan Pablo II criticó duramente la Ley de Parejas de Hecho aprobada en Cataluña

Los políticos no pueden ignorar la realidad social, sean cuales sean sus íntimas creencias religiosas. El presidente catalán, Jordi Pujol, replicó con este argumento ayer en el Vaticano a la acerada crítica contra la legalización de las parejas de hecho que tuvo que escuchar de boca del Papa el día anterior, precisamente la misma fecha en que entraba en vigor la Ley de Parejas de Hecho en Cataluña, la primera norma de este tipo que hay en España. Pujol aprovechó ayer su intervención en la clausura de un encuentro de políticos europeos organizado por el Consejo Pontificio para la Familia para defender la actuación del Gobierno catalán que él preside en la aprobación de la citada ley.

"No sé cómo responderemos cada uno ante Dios cuando llegue el momento, pero la realidad social a veces obliga a los políticos a tomar decisiones que íntimamente no querríamos adoptar", manifestó Pujol. "Esta es la miseria, y también la grandeza, de la política". El político explicó que el objetivo de la norma catalana que regula las parejas establecidas al margen del matrimonio no busca estimular la formación de uniones de hecho, sino proteger los derechos de los muchos ciudadanos que eligen ese modo de relación.Justo 24 horas antes, Juan Pablo II había aprovechado una audiencia con los participantes en el citado encuentro, entre los que figuraban Pujol y el presidente de la Comunidad Valenciana, Eduardo Zaplana, del PP, para pronunciarse contra la legalización de la convivencia extramarital. El Papa instó a los políticos a impedir la extensión de los derechos del matrimonio a otras formas de unión. Lo contrario, precisó el Papa, entrañaría "enormes confusiones y perjuicios" para la institución matrimonial.

Pujol quiso quitar hierro ayer a las palabras del Pontífice, destacando antes los periodistas que la intervención de Juan Pablo II no contenía ninguna novedad respecto de su discurso tradicional sobre la familia. El presidente catalán se mostró convencido de que las palabras del Pontífice de ningún modo iban dirigidas particularmente a la ley catalana sobre parejas de hecho. Pese a ello, Pujol no se abstuvo de responder al discurso papal en su intervención de ayer en la clausura del encuentro.

"Hay realidades sociales que los políticos no pueden soslayar", subrayó Pujol, refiriéndose de forma explícita no sólo a las parejas de hecho sino también al aborto. En este sentido recordó la contribución de los democristianos alemanes y holandeses a la aprobación en sus respectivos países de las leyes sobre el aborto y la convivencia extramarital. "No les pido comprensión", continuó Pujol, "pero sí quiero que sepan que en ocasiones los políticos debemos tomar decisiones que luego, en la soledad del momento de irnos a dormir, pensamos que no son las que íntimamente nos gustarían".

El líder nacionalista catalán, católico confeso, animó a los asistentes al encuentro a abordar el tema de la familia sin complejos. En este sentido, recalcó que la institución familiar es hoy más vigente que nunca en el mundo, toda vez que ha sido recuperada por la izquierda europea como un valor positivo y necesario para el mantenimiento del estado del bienestar.

Pujol, Zaplana y un buen número de políticos conservadores europeos concluyeron ayer en el Vaticano un encuentro convocado por el Consejo Pontificio para la Familia que tenía por objetivo principal recordar la posición oficial de la curia romana sobre la familia, el matrimonio, el aborto y la eutanasia, así como recomendar la adopción de medidas legales para hacer prevalecer esa posición en los estados europeos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 25 de octubre de 1998