Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UPV pagará sus obras más urgentes con una inyección de 12.500 millones

"Por vez primera en la historia de la Universidad del País Vasco, podremos acometer las obras mínimas que necesitamos. Hasta ahora teníamos la impresión de que no llegábamos ni a ese mínimo". Pello Salaburu, rector de la UPV, celebró ayer con estas frases de alivio la firma del protocolo con la consejería de Educación que permitirá a la Universidad pública recibir una subvención de 12.500 millones en cinco años, desde 1998 hasta el 2002, para materializar las infraestructuras imprescindibles.

El plan plurianual no sólo permite a la UPV disponer de una media de 2.500 millones de pesetas por año para estas obras más perentorias -hasta ahora recibía 2.000-, sino que además tendrá plena libertad para distribuirlos a su antojo dentro del límite de cinco años. Esto permitirá al Rectorado quitarse el corsé presupuestario, que le obligaba a invertir una cantidad fija en cada curso. "Este acuerdo nos va a quitar muchos dolores de cabeza", resumió Pello Salaburu tras la firma del protocolo. El montante del plan, 12.500 millones, se distribuirá en doce actuaciones, y una más para cumplir con compromisos de años anteriores. La principal beneficiada será la Facultad de Ciencias de Leioa, con 3.450 millones, más de una cuarta parte del total. En 25 años de existencia apenas se había retocado y ahora, entre reformas y ampliaciones, dispondrá de 54.000 metros cuadrados nuevos. La obra debe acabar antes del año 2001. Por orden de cuantía, la segunda gran obra se abordará en la escuela de peritos de San Sebastián. Trasladarla desde Amara al campus de Ibaeta costará 2.600 millones. En Bilbao, se construirá un edificio nuevo para la Escuela de Ingenieros, con un coste de 1.400 millones. Éstas son las tres grandes obras del plan quinquenal. Otras actuaciones significativas son la reforma de Las Nieves -800 millones-, que dotará al campus de Álava de su biblioteca y edificio más emblemático para el año 2000, así como el Aulario y Servicios Sociales de San Sebastián -918 millones-. Planificación estratégica Por provincias, Vizcaya obtiene la mayor inyección económica, 6.448 millones, básicamente para reformar las infraestructuras de Leioa, muchas ya obsoletas. Guipúzcoa percibirá 4.270 millones con el fin de potenciar su campus de San Sebastián y adecuar las instalaciones de Eibar. En Vitoria, con un campus ampliado en los últimos años y ya casi consolidado, se invierten 1.380 millones. El consejero de Educación, Inaxio Oliveri, interpretó la firma del protocolo como "un paso fundamental para avanzar en la configuración definitiva de los campus" universitarios vascos, y también como un instrumento para "actuar sobre edificios que necesitan una renovación urgente". En el acto estuvo presente el presidente del Consejo Social, Pedro Larrea, quien observó que en los cuatro años de su mandato "es la primera vez que el Gobierno se compromete a contribuir con unos fondos de este calibre, proyecto a proyecto". Larrera confió en que el plan quinquenal de infraestructuras sirva como "antesala de un proceso interesante de planificación estratégica de la Universidad", de manera que en un futuro cercano se puedan aplicar planes de este tipo en otros ámbitos "más intangibles" de la vida académica, como los planes de estudios. "También puede servir", añadió el presidente del Consejo Social, "como ejemplo para otras instituciones (ayuntamientos, diputaciones, entidades de crédito...), que complementen este programa de mínimos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de octubre de 1998

Más información

  • Salaburu y Oliveri firman el plan quinquenal de infraestructuras