Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nuevo curso escolar arranca con 19.000 alumnos menos en colegios e institutos

Los colegios de la región viven el lunes uno de los días a la vez más esperados y temidos por los escolares. Después de casi tres meses de asueto veraniego, arranca el nuevo curso escolar, el primero sin rastro de lo que fue la Enseñanza General Básica (EGB) y donde no habrá 1º de BUP. La temporada de estudios no universitarios echa a andar con 19.000 alumnos menos que el pasado curso en colegios e institutos, y con la enseñanza obligatoria ya generalizada hasta los 15 años, con el 3º de ESO. La caída de la natalidad sigue vaciando las aulas.

El año pasado fue el primero, después de tres lustros de descenso casi continuado, en el que la natalidad repuntó tímidamente en la Comunidad de Madrid. Pero hasta el 2003, cuando comience la escolarización obligatoria de esa relevante generación del 97, los colegios continuarán despoblándose lenta e inexorablemente.Los matriculados este curso en las enseñanzas de régimen general -infantil, primaria, secundaria, bachillerato y FP- rondan los 903.000, unos 19.000 menos que la temporada pasada. Se trata de una caída de apenas el 2% de escolares, bastante más tímida que la registrada en cursos pasados: 27.000 chavales menos hace ahora un año y 52.000 de cara al curso 1996-97. Hace ya tres años que Madrid descendió de la mítica barrera del millón de estudiantes no universitarios.

El director provincial de Educación, José Antonio Palacios, presumió ayer de que el Ministerio está aprovechando esta rebaja en el alumnado para "reinvertir en la escuela" e ir mejorando poco a poco los índices de calidad. En ese sentido comienza a advertirse, por primera vez, algún elemento halagüeño. Por ejemplo, el número de aulas públicas para primaria se estabiliza en 7.732 (el año pasado desaparecieron 200 unidades), las inversiones anuales para nuevas instalaciones han pasado de 7.000 a 9.200 millones de pesetas y la enseñanza secundaria se traslada de los colegios a los institutos en 18 localidades, entre ellas Algete, Tres Cantos, Humanes, Parla, Torres de la Alameda, Villanueva de la Cañada y Villanueva del Pardillo.

Se trata de un avance, sin duda, pero a la Comunidad de Madrid le quedará mucho trabajo por delante a partir del próximo 1 de enero, cuando se materialice el traspaso de las competencias educativas. Por lo pronto, aún hay más de un 50% de alumnos de 1º y 2º de ESO que se ven obligados a cursar sus estudios en la escuela, y no en el instituto (como establece la LOGSE). Los niños madrileños siguen siendo los que, proporcionalmente, disponen de una partida presupuestaria más exigua en todo el Ministerio de Educación. Y la cobertura de la educación infantil para chiquillos de tres años continúa aún, nunca mejor dicho, balbuceante. "Si pensamos en los que reclaman plaza, la escolarización alcanza casi al 100%. Siempre hay niños en guardería o en su casa, porque sus padres creen que es donde mejor están", se defendió ayer Palacios.

"Que les vaya bien" El director provincial apeló a la solemnidad a la hora de recordar que éste es el último curso que se cocina desde la Administración central, ya que la educación madrileña pasará a manos regionales justo a mitad de curso. Palacios prefirió no entrar al trapo cuando se le planteó que la Comunidad entiende que hay graves carencias educativas en Madrid y prepara un plan de financiación de 118.000 millones de pesetas en cinco años. "Confío en que les vaya muy bien. El Ministerio también mejoraría la enseñanza con ese dinero", murmuró.

¿Y la petición de dimisión que avalaron el 70% de los directores de institutos de la región? "Todo ciudadano tiene derecho a pedir esas cosas. Conste que mi relación es cordial y afectuosa con ellos", se zafó.

De cara a este curso, que se estrena el lunes, el ministerio ha construido 13 nuevos institutos, que se localizan en Alcalá de Henares, Algete, Coslada, Collado Villalba, El Escorial, Fuenlabrada, Humanes, Las Rozas, Rivas-Vaciamadrid, San Fernando de Henares, Torres de la Alameda, Tres Cantos y Villanueva de la Cañada. En cuanto a los colegios, se estrenan tres en Madrid (El Espinillo, Palomeras y Valdebernardo), amén de otros seis en Alcobendas, El Escorial, Fuenlabrada, Meco, Rivas-Vaciamadrid y San Martín de la Vega.

Pese a estos esfuerzos inversores, un dato que mueve a la reflexión es el del progresivo incremento del peso específico de la enseñanza privada en la Comunidad de Madrid. Los jóvenes que estudian en estos centros (ya sean privados puros o concertados, que gozan de financiación pública) ascienden a 393.000, el 43,5% del total de los registrados en la región. Hace un año, este porcentaje era de sólo el 41%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de septiembre de 1998

Más información

  • La enseñanza privada sigue ganando posiciones y ya se extiende al 43,5% de los estudiantes