Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno aportará 300 millones a las empresas que creen cursos para parados

La consejería de Justicia y Trabajo proyecta un plan para incentivar a los parados jóvenes y, sobre todo, a los mayores de 45 años para que busquen salidas a su situación. A falta de su redacción definitiva, el departamento de Sabin Intxaurraga está redactando un decreto que destinará 300 millones a subvencionar cursos de reciclaje y formación en empresas, donde los desempleados aprenderán, además de un oficio, nociones sobre gestión y contabilidad útiles para poder constituirse como autónomos o crear cooperativas.

Las subvenciones se concederán directamente a las empresas interesadas, aunque aún no se ha concretado de qué forma ni en qué términos. El decreto está todavía en su primera fase, de borrador. El espíritu de la norma se basa en la idea de que los parados no sólo reciban una instrucción útil para desempeñar una actividad empresarial o industrial, sino que además aprendan nociones sobre gestión, contabilidad, seguridad social, etcétera, de modo que o bien puedan constituirse como autónomos, o crear una cooperativa, e incluso una sociedad limitada o anónima. Los principales beneficiarios son los desempleados jóvenes y, más aún, los mayores de 45 años, el sector más perjudicado en el País Vasco y con más dificultades de inserción. Los jóvenes con estudios de Formación Profesional tienen menos problemas para encontrar salida en el mundo laboral, menos incluso que algunos licenciados. En general, no resulta difícil buscarles un hueco en lugares como empresas ubicadas en los parques tecnológicos o las grandes multinacionales asentadas en los polígonos industriales en el caso de Álava. La margen izquierda de Bilbao y Donostialdea resultan ligeramente menos accesibles en este sentido. En cambio, los parados de larga duración y mayores de 45 años se ven con serios problemas de entrada en el mundo laboral al carecer de titulación académica. Mediante el llamado programa de empleo y formación, la consejería de Justicia y Trabajo pretende no sólo mejorar su capacitación profesional, sino además fomentar la iniciativa del propio parado para que busque alternativas a su situación. El departamento de Sabin Intxaurraga subvencionará a las empresas para que realicen los cursillos, aunque tampoco descarta que de estas clases puedan surgir nuevas contrataciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de septiembre de 1998