Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Blois dedica a Houdin un museo de magia

En Blois, la pequeña y bella ciudad de la que es alcalde eterno Jack Lang, otro intangible, la magia se ha sumado al patrimonio nacional y a la atracción turística. La Maison de la Magie ha abierto sus puertas en la villa natal de Robert Houdin (1805-1871), mago, científico y aventurero. Se trata de una instalación, dirigida por el productor de cine Christian Fechner, que permite recorrer la historia de la magia, los primeros trucos y personalidades, Además, incluye un espacio teatral -400 localidades- abierto a magos y prestidigitadores. Un autómata gigantesco, un dragón de seis cabezas, asoma cada hora por las ventanas de la Maison de la Magie. Es la propuesta más espectacular, pero no la más interesante.La carrera de Houdin, hijo de relojero y relojero él mismo, que cambió de oficio debido a un error del bibliotecario de Blois -le prestó una enciclopedia de entretenimiento y ciencia en vez del Tratado de relojería que había reclamado- determinó su destino. El oficio está en su invención del despertador, un reloj que alumbraba automáticamente una vela cuando sonaba la alarma, pero también en el mecanismo de sus autómatas. En 1845 abrió un teatro en París, en el Palais Royal, donde hacía aparecer y desaparecer a sus invitados, e inventa todos los trucos que aún hoy siguen maravillándonos.

MÁS INFORMACIÓN

En 1850, millonario, se retira en una casa que merece ser calificada de primer edificio inteligente por su hábil combinación de relojería y electricidad para resolver problemas de intendencia. Y en 1856, a demanda de Napoleón III, parte hacia Argelia para derrotar, con su varita mágica, a los marabús, al servicio de unos indígenas poco dispuestos a someterse. Es su mayor triunfo, pero también la definitiva pérdida de inocencia de una magia que se pone al servicio del poder.

Los últimos años de su vida, Houdin inventó el cuentakilómetros, la primera bombilla de filamento vegetal, el periscopio o el interruptor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de agosto de 1998